Las tragamonedas llegarían a San Isidro y Vicente López Interés de un empresario kirchnerista

Cristóbal López, uno de los empresarios cercanos al kirchnerismo, se prepara para llevar sus máquinas tragamonedas a San Isidro y Vicente López.
Aunque en el texto del proyecto que habilita la expansión del juego en la provincia de Buenos Aires no se menciona ninguna ubicación, está claro que los partidos más atractivos, por el nivel socioeconómico de su población, son precisamente esos dos distritos del norte del conurbano. En ellos, al menos hasta ahora, no pudieron entrar bingos, casinos ni tragamonedas.

Poner un pie en San Isidro y Vicente López es el gran objetivo de López, afirmaron fuentes del sector, que encabeza el grupo que es dueño del casino flotante de Puerto Madero, de las máquinas tragamonedas del hipódromo de Palermo y de al menos una docena de casinos y bingos en el interior.

La industria del juego legal en la provincia de Buenos Aires moverá este año más de $ 6500 millones, de los cuales más de un 90% es aportado por la quiniela, los casinos y las máquinas tragamonedas. En este último caso, la recaudación neta de impuestos por máquina varía mucho de acuerdo con la ubicación de la sala de juego. En el oeste y sur del conurbano, el ingreso promedio por cada slot (el nombre con el que se conoce a las tragamonedas en la industria) ronda los 600 pesos diarios, aunque la cifra trepa a 1100 pesos en las máquinas del Hipódromo de Palermo.

Si se aprueba la instalación de slots en San Isidro o Vicente López se especula que el ingreso por máquina se acercaría más al de la Capital Federal que al de Lomas del Mirador o Lanús, con lo que si cada sala nueva cuenta con 3000 tragamonedas (parque similar al del Hipódromo de Palermo), el negocio generaría un millón de dólares por día.

En las bancadas oficialistas de la Cámara baja y del Senado de la provincia de Buenos Aires no asumen como propia la propuesta, aunque fuentes empresariales, sindicales y legislativas dicen que la impulsa el Ejecutivo bonaerense a través del Instituto Provincial de Lotería y Casinos (Iplyc). De hecho, en el proyecto se especifica que el instituto provincial presidido por Luis Alberto Peluso será el encargado de elegir las ubicaciones de las ocho nuevas salas de juego, sin ninguna obligación de justificar su elección. En el organismo provincial no respondieron a las consultas de LA NACION.

El diputado de la Coalición Cívica Walter Martello no tiene duda de que esta reforma busca abrirle la puerta del negocio del juego bonaerense a Cristóbal López. ?Este proyecto confirma lo que venimos planteando desde hace más de un año: Peluso está interesado en la llegada de López a la provincia de Buenos Aires, no sólo a través de las tragamonedas, sino también de las apuestas deportivas, ya que López cuenta con una empresa de este rubro y está a la espera de un cambio en la legislación que habilite su ingreso?, afirmó el legislador.

"Analizamos una compra"

Consultado por LA NACION, Cristóbal López negó estar detrás del proyecto, a pesar de que sería el principal beneficiado. ?Desde hace más de dos años vengo escuchando que se va a reformar la ley del juego en la provincia de Buenos Aires, pero no conozco que exista ningún proyecto concreto. Igualmente, no necesitamos ninguna relación política para empezar a operar en la provincia. Hay varios bingos en venta y estamos analizando alguna compra en territorio bonaerense?, dijo.

El empresario no respondió las acusaciones de los diputados de la oposición que le atribuyen la autoría intelectual de la iniciativa ??no conozco al diputado Martello, ni tampoco al interventor en la Lotería, Peluso?, afirmó?, aunque no descartó una eventual llegada de sus máquinas tragamonedas al conurbano. ?Casino Club es una firma con presencia en 11 provincias y nos interesa estar en todo el país, incluyendo Buenos Aires?, sostuvo López.

En Boldt (opera las tragamonedas del casino de Tigre) y en Argentina Gaming Group (tiene tres bingos en la provincia) se negaron a hablar del tema, mientras que en Codere, la firma española que cuenta con 14 bingos en la provincia, pidieron que se consulte a todos los jugadores del mercado. En tanto, a la Cámara Argentina de Salas de Bingos y Anexos le preocupa que se sature el negocio en la provincia.

Comentá la nota