Trabajo reunió a las partes en conflicto pero sigue el paro en la DPEC.

El gremio de Luz y Fuerza resolvió la continuidad de las medidas de fuerza. Reclaman mejoras salariales y laborales. La entidad propuso un aumento de sueldo atado a una mejora en la recaudación. Hoy, la huelga será de 7 a 12.
Hasta bien entrada la noche, al cierre de esta edición, trabajadores de la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (DPEC) y dirigentes de Luz y Fuerza debatieron sobre la continuidad de las medidas de fuerza en reclamo de incremento salarial y mejoras laborales. La decisión, que llegó tras horas de discusiones, fue mantener el cronograma original de paro. Es decir, hoy la huelga en la dependencia estatal comenzará a las 7 y finalizará a las 12.

El día de ayer estuvo plagado de encuentros. El primero se realizó a la mañana en la sede de la Subsecretaría de Trabajo. En esa dependencia su titular, Laura Vischi, reunió a funcionarios de la DPEC y sindicalistas en un encuentro "informal", para acercar las partes.

La decisión de mediar surgió luego de que la semana pasada -antes del inicio de la medida de fuerza, que comenzó el lunes- la Subsecretaría de Trabajo dictó la Conciliación Obligatoria. Sin embargo, tal determinación no impidió el inicio del paro.

El martes, la Subsecretaría de Trabajo resolvió declarar la ilegalidad de la medida de fuerza, pero tal nueva decisión tampoco fue suficiente para impedir la continuidad del paro. Tampoco lo fue la amenaza de sanciones al gremio y la aplicación de multas.

Ayer, Vischi decidió cambiar la estrategia. Esta vez convocó a las partes. Por los sindicalistas también asistió el subsecretario gremial de la Asociación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza, Santiago Romañac. A pesar de la presencia del sindicalista de la esfera nacional, el encuentro no fue fructífero.

Es que los representantes de la DPEC no propusieron una mejora salarial inmediata, sino que ataron cualquier aumento de haberes a un incremento en la recaudación. "¿A quién le van a sacar más plata con la situación de crisis en la que se vive?", se preguntó el secretario general de Luz y Fuerza, Juan Carlos Medrano, al salir de la reunión.

El sindicalista insistió en que 600 trabajadores

-sobre un plantel de 1.300- perciben por debajo del salario mínimo, vital y móvil establecido a nivel nacional y que el conflicto sólo se destrabaría con una oferta inmediata. También recordó los salarios de una treintena de autoridades de la DPEC quienes perciben sumas mensuales que promedian los $11.000.

Medrano, en el mismo tren de críticas a los funcionarios de la DPEC, dijo que la mitad de los vecinos de Capital están enganchados y que no hay una política seria por parte de la entidad energética para sumarlos a la nómina de "buenos contribuyentes".

Por lo pronto, está prevista una nueva reunión para esta tarde a las 16, luego de finalizada una nueva jornada de paro progresivo. Si en tal encuentro no hay una solución o una propuesta que acerque a los sectores en conflicto, la huelga de mañana será total.

Comentá la nota