El trabajo en los restaurantes cayó cerca del 40 por ciento.

Antes de la emergencia sanitaria la merma había sido del 20 por ciento. Ahora, con la situación generada a partir de los casos de influenza A la situación se complicó. De todas formas, algunos comerciantes durante el fin de semana recibieron un poco de oxígeno a raíz de la llegada de turistas.
La sumatoria de la emergencia sanitaria y la crisis financiera, que ya lleva varios meses, ha generado que los restaurantes actualmente estén trabajando casi un 40 por ciento menos. De todas formas, está situación se vio aliviada durante el fin de semana por la llegada de turistas.

En diálogo con LA VOZ, Sergio Givonetti, responsable del restaurante Parador del Sol, explicó que en su local se mantuvo el movimiento ya que durante el fin de semana "se pudo ver la presencia de turistas. Si no hubiera sido por esa causa, la baja en el trabajo se hubiera notado mucho".

Según explicó, antes de que se desatara la emergencia sanitaria, hace aproximadamente un par de meses atrás, la merma era muy importante. En la actualidad, como su comercio trabaja con clientela local y, especialmente, con el turismo, durante el fin de semana el trabajo mejoró.

De toda maneras, destacó que esta va a hacer la segunda temporada invernal que abre las puertas los días laborales y durante ese periodo el trabajo sigue siendo muy poco.

"Este fin de semana, como hubo un poco de turismo, se compensó un poco la situación", señaló Sergio Givonetti, al tiempo que explicó que una vez que pasen las vacaciones de invierno se conocerá a ciencia cierta cuál es la verdadera situación.

Por otra parte, Daniel Domenez, titular de Pizza Pizuela y Taberna Pizuela, señaló que la zona del microcentro, en donde no se siente tan fuertemente la concurrencia de turistas, el panorama es más complicado ya que el trabajo "disminuyó casi un 40 por ciento".

En tal sentido, el empresario indicó que desde hace un par de meses el trabajo comenzó a disminuir mucho, situación que se vio agravada con la emergencia sanitaria decretada por los casos de influenza A. De todas formas, instó a esperar lo que suceda durante las vacaciones de invierno, ya que ese periodo es muy esperado por muchos tandilenses, para después hacer un balance final sobre los alcances de la crisis.

"Antes de que se decretara la emergencia sanitaria ya estábamos trabajando casi un 20 por ciento menos. Ahora, si le sumamos lo que sucede con los casos de influenza A ese porcentaje se duplicó, por eso en estos momentos la situación en nuestro rubro está muy delicada", añadió Domenez.

Por todo esto, lo que suceda con la llegada del turismo durante los próximos días, sumado a una normalización de la actividad comercial en nuestra ciudad, será fundamental para que los efectos de la crisis sean lo menos posible, explicó el empresario de nuestra ciudad.

GRIPE

En otro orden de cosas, al ser consultado Sergio Givonetti sobre qué medidas habían adoptado para enfrentar la emergencia sanitaria, indicó que "nosotros lo que estamos haciendo es principalmente desinfección cada quince minutos, en los lugares con mayor tránsito y en los baños. De todas formas, a la gente no la veo preocupada, realmente no vi a nadie que se cuide de manera extrema".

Daniel Domenez, a su turno, indicó que "en lo personal estoy viendo que no hay una sola política y eso ha generado mucha confusión, porque hay lugares abiertos, otros cerrados. Algunos toman medidas, otros no. Por eso, yo creo que si hubiera una política unificada, seguramente lo que está sucediendo no estaría pasando o las consecuencias serías más leves".

Comentá la nota