TRABAJO FORMAL PARA LOS CARTONEROS

El nuevo sistema estaría en marcha en no más de 90 días

Está cerca de culminarse en Grünbein una de las plantas de acopio previstas por la comuna para que los recolectores informales dejen de operar en el centro de la ciudad

La implementación del trabajo formal para los cartoneros que operan en nuestra ciudad no demorará más de 90 días, según lo aseveró, en la mañana de ayer, el subsecretario de Gobierno, Andrés Ombrosi.

El funcionario se refirió a la culminación del proyecto que viene elaborando, desde hace cuatro meses, con los recolectores informales, con el fin de regularizar su situación y, además, lograr que dejen de operar en el centro de la ciudad.

"En 60 a 90 días estarán funcionando las plantas de acopio, una de las cuales se localizará en Grünbein, que ya está casi lista, y la otra en Noroeste", informó.

De todas maneras, aclaró que la constitución de la planta de Noroeste se encuentra ad-referendum de la cantidad de cartoneros que registre el censo que se está llevando a cabo.

Asimismo, Ombrosi destacó que el retiro de los carros del micro y macrocentro llevará un tiempo más.

"El censo que la secretaría de Gobierno realizó el año pasado arrojó que había 500 carros, pero ahora estamos realizando otro que nos está dando entre 600 y 800 familias de recolectores informales", sostuvo.

Añadió que, según se consensuó con los propios interesados, los niños y las mujeres no podrán trabajar en las plantas de acopio salvo, en el caso de ellas, que sean sostén de hogar.

"En el caso de los chicos, deberán tener más de 16 años y estar emancipados o más de 18", acotó.

Aclaró que equipos de trabajadores sociales, psicólogos y psicopedagogos van a acompañar la reinserción de los chicos en la escuela.

Hacia la cooperativa.

Ombrosi indicó que apenas el esquema se haya aceitado, se comenzará a trabajar en la constitución de cooperativas que nucleen a los trabajadores, con el fin de que puedan realizar aportes y tener una obra social.

"En esto serán asesorados por el municipio, que ya ha adquirido experiencia en la materia", apuntó.

A modo de resumen, el funcionario sostuvo que se trata de implementar el modelo de la ecoplanta de General Daniel Cerri.

"Vamos a conformar pequeñas cuadrillas, de entre 4 y 6 personas, que realizarán la separación de todos los materiales y, luego, se van a dividir el ingreso", describió.

Agregó que cuando la cuadrilla esté consolidada, se asociará otra, y de a poco irá tomando forma la cooperativa, tal cual se hizo en el relleno sanitario, donde 40 personas cumplen diferentes tareas y se distribuyen el producido.

"Algunos se encargarán de separar los materiales orgánicos, que son los de menor valor, y otros del cobre, que es el material que más rinde, pero el total se repartirá entre todos", ejemplificó.

Finalmente, señaló que se trabaja en la constitución de una sociedad de economía mixta, que permita que los trabajadores vendan su producto a grandes compradores, sin intermediarios.

"El proyecto será trabajado el lunes en una reunión que se desarrollará en el Concejo Deliberante y pretendemos que el martes sea tratado y aprobado", adelantó.

Convenio para optimizar la operatividad del relleno

La comuna refrendará un convenio marco de cooperación técnica con el CEAMSE (Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado), para la implementación de un sistema en el relleno sanitario que permitirá disminuir la emisión de gases a la atmósfera.

Así lo aseguró Sergio Montero, subsecretario de Gestión Ambiental, quien días atrás recorrió el relleno sanitario en compañía del intendente Cristian Breitenstein y de Víctor Bambill, en representación del CEAMSE.

"El objetivo de la recorrida fue mostrar el módulo que cerró la empresa Cliba, que ya tiene un estudio de prefactibilidad para poder explotar en el futuro un proyecto de bonos de carbono.

"Esto permitiría que los gases del relleno sanitario, en su mayoría metanol, tengan una quema controlada y, de esa manera, podría disminuir la emisión a la atmósfera, hecho que redundaría en un beneficio del medio ambiente", sostuvo Montero.

El subsecretario comunal explicó que el convenio marco servirá "para que en el módulo que se está por comenzar a operar podamos contar con todas las especificaciones técnicas que nos permitan ir completando distintas etapas y hacer también allí un proyecto de bonos de carbono".

Los bonos de carbono constituyen un mecanismo internacional de descontaminación para reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente.

Asimismo, representan uno de los tres mecanismos propuestos en el Protocolo de Kyoto para la reducción de emisiones causantes del calentamiento global o efecto invernadero.

Comentá la nota