Hay que trabajar más de 100 días para pagar impuestos y servicios

El "Día de liberación de impuestos" cae en junio, contando las jornadas hábiles.
Además de ser la fecha de conmemoración de los santos Juan y Pablo y el día internacional de la Lucha contra las drogas, el 26 de junio tendrá en 2009 otro significado especial para los hogares de bajos ingresos: en ese momento se "liberarán" del pago de impuestos y servicios como luz, gas, telefonía (fija y celular) y agua.

En total, una familia con un ingreso promedio de $ 1.200 requerirá 121 días hábiles de trabajo para hacer frente a impuestos y servicios. Por la regresividad del sistema impositivo argentino (tributan más, en términos relativos, los que menos tienen), un hogar con $ 3.500 de ingresos tendrá su "día de liberación de impuestos y servicios" el 12 de junio (108 jornadas hábiles trabajadas) y uno de $ 8.100 el 23 de mayo (97 días de trabajo necesarios).

La figura del "día de liberación de impuestos" es utilizada por los economistas para graficar el grado de presión tributaria que hay en un país. En la Argentina, desde la salida de la crisis en 2002 esta variable fue aumentando año a año, y en 2009 se estima que, a pesar de algunos estímulos del Gobierno como la suba del Mínimo no Imponible de Ganancias dispuesta a fin del año pasado, habrá que trabajar tres días más para cumplir con las obligaciones tributarias.

A pedido de Clarín, los economistas del Centro de Estudios Regionales y Experimentales (CERX) hicieron el cálculo sumando a los impuestos el pago de los servicios básicos, que este año, con el desmantelamiento progresivo de los subsidios, están mostrando fuertes aumentos.

"Tanto los impuestos como los servicios en la Argentina castigan en forma desproporcionada a los más pobres", marca Victoria Giarrizzo, directora del CERX, "es común encontrar hoy en la Argentina casos de hogares con $ 1.600 de ingreso mensual promedio que pagan $ 200 de luz por bimestre".

La investigación se basa en un panel de estudio de más de 500 hogares en todo el país. Y arroja otras conclusiones interesantes:

Si bien los valores de presión tributaria en la Argentina hoy están en línea con los de otros países de desarrollo intermedio, la alta evasión local hace que la "presión efectiva" (la que se calcula sobre el Producto Bruto formal) sea muy alta. Esto es, quien están al día con sus obligaciones y están empleados en blanco tienen una carga que los lleva a trabajar hasta el 3 de julio para cumplir con los impuestos y el pago de la luz, el gas, el agua y el teléfono, según las estimaciones que realizó el CERX.

La diferencia en contra de los hogares pobres muestra, según el centro de estudios, "que uno de los mayores problemas que tiene la Argentina es su estructura tributaria, que limita tanto el desarrollo productivo como la superación de la pobreza". En general, los especialistas en temas fiscales recomiendan reformar los sistemas impositivos en épocas de crecimiento, con lo cual la inactividad en este área en el período 2003-2008 fue una oportunidad perdida.

El conteo de días de trabajo necesarios para pagar impuestos y salarios está en este trabajo realizado a nivel microeconómico, con una encuesta privada de gastos en hogares. Otra forma tradicional de calcularlo es a nivel "macro", tomando en cuenta la recaudación más el peso de los servicios sobre el PBI. De esta manera también se observa un incremento de la presión tributaria. Se partió de un piso en 2002 del 16,2% (con un derrumbe de los ingresos fiscales) a más del 30% en 2009, si se suman los tributos nacionales, provinciales y municipales.

Comentá la nota