Ya trabajan en las primeras obras para reordenar integralmente al barrio Obrero.

Pavimentación de calles, cloacas, alumbrado público, espacios verdes, veredas, regularización dominial de los terrenos, entre otras, son las obras que proyectadas ejecutar.
Ya están en ejecución las primeras obras como de desagües cloacales y la regularización de las parcelas de más de medio centenar de manzanas del barrio Obrero, a las cuales le irán sucediendo otras más y que están enmarcadas en programa que prevé cambiarles las condiciones de vida a los habitantes de este sector de la ciudad.

Pavimentación de calles, cloacas, alumbrado público, espacios verdes, veredas, regularización dominial de los terrenos, un salón comunitario, entre otras, son las obras que proyectadas ejecutar.

"El barrio Obrero quedó en un sector céntrico de la ciudad y no tuvo un desarrollo armónico con respecto al resto de la urbe por varios factores, fundamentalmente por una serie de terrenos privados en sucesión que no se pueden liberar de sus problemas legales y que posibiliten que quienes habitan allí regularicen la situación", explicó el titular del Instituto Provincial de la Vivienda, Martín Muracciole.

Justamente este organismo además del municipio y varios otros estamentos estatales, son quienes están interviniendo en ese populoso sector. "Hemos creado una unidad ejecutora dentro del PROMEBA (Programa de Mejoramiento de Barrios) y venimos trabajando hace más de un año, visitando casa por casa, relevando todo y detectando los problemas. Diseñamos con los habitantes del barrio las soluciones a la medida de ellos, para lo cual intervienen de manera coordinada el municipio, otros organismos como los que tienen competencia en el agua potable, el Ente Regulador, las empresas privadas prestadoras de servicios, entre otros", explicó.

Por ejemplo aludió a que "hemos establecido la red de agua potable de acuerdo al Plan Maestro, las cloacas que ya están siendo ejecutadas por la municipalidad, en la parte dominial ya trabajan los agrimensores en una segunda etapa para el reordenamiento de sectores donde hay pasillos irregulares que generan muchos problemas con los desagües y, además hay familias asentadas en lugares que deberían ser calles".

Justamente, una de las facetas sobre la cual se trabaja fuerte tiene que ver con el reordenamiento urbano, que la cuadrícula de la manzana sea lo más regular posible, que todas las parcelas tengan un frente a un pasaje o calle vehicular y que todas las parcelas de los vecinos tengan medidas similares.

Muracciole señaló que "se trata de un problema social muy delicado, por eso estamos trabajando para de manera progresiva ir avanzando en todas las obras proyectadas tendientes a regularizar la situación. Además de las obras, una vez que estas concluyan, seguiremos acompañando uno o dos años más a las organizaciones vecinales del barrio, para que el mismo pueda ser sustentable, para lo cual trabajará nuestro equipo de ambientalistas y técnicos que contribuya con la gente, para que el ambiente del barrio mejore y consecuentemente la calidad de vida de las familias".

En el homónimo San José

El administrador del IPV hizo estas declaraciones en el marco del operativo "Por nuestra gente, todo" que se realizó este sábado en el barrio San José Obrero, señalando justamente que fue el primero donde el organismo construyó casas en la década del ´70, sector en el cual se tuvo que trabajar en una cota de no inundable y se edificaron las viviendas que están en este sector de la ciudad.

Aludió a que "algunas de ellas ya han sido canceladas en su totalidad, no así en otros casos pese a que el plazo para hacerlo ya se cumplimentó, por lo cual justamente personal del organismo mantuvo reuniones con estas personas para saber que inconvenientes tienen y ver la manera en que pueden cumplir. En promedio el IPV tiene un recupero que no llega al 25%, en el San José Obrero es un poco mayor, del 30%, pero de todos modos estamos informando sobre las diferentes facilidades que disponemos para que puedan abonar sus cuotas".

Otra tarea estuvo ligada a intervenir ante las personas asentadas en zonas inundables, para lo cual y en una acción conjunta con el municipio se hace el abordaje a fin de que encuentren la mejor opción para dejar estos sitios de riesgo, para lo cual se les expone por ejemplo que el estado dispone de herramientas de ayuda, advirtiéndoles que "no hace falta que se inunden para que accedan a la herramienta apropiada a resolver su situación, sino que de antemano podemos encontrar juntos la alternativa que les de una seguridad en su hábitat".

Comentá la nota