"Trabajamos para que la UCR vuelva a gobernar Córdoba".

Postuló a Mestre para la intendencia capitalina y ponderó la experiencia de Aguad. Auspició una buena relación con Juez. Enviado especial.
El vicepresidente Julio Cobos prolongó ayer el festejo por el aplastante triunfo de la lista que él apadrinó en Mendoza, aunque estuvo atento también a lo que ocurrió con la UCR en otros distritos clave, como la provincia de Córdoba.

"¡Aguad salió primero!", exclamó Cobos ante este enviado de La Voz del Interior, sobre la victoria de Oscar Aguad en la grilla de diputados. La referencia dio pie para consultarle al vicepresidente su opinión acerca de la incipiente recuperación de la UCR mediterránea, a la luz de los resultados del domingo. "Nosotros trabajamos mucho en ese sentido, porque considerábamos que el radicalismo de Córdoba debía recuperarse; además, recuperarse en una provincia que siempre fue radical. Y entendemos que debía quedar posicionado para pelear por la gobernación" en 2011.

Durante la entrevista con este diario en su casa de la ciudad de Mendoza, poco antes de abordar el avión que lo llevó a la Capital Federal, Cobos aprovechó para lanzar dardos contra el titular del Comité Nacional de la UCR, el jujeño Gerardo Morales, quien era partidario de una alianza en Córdoba entre el centenario partido y el Frente Cívico de Luis Juez.

"Desde la presidencia del Comité Nacional se tenía otra visión; se creía que el radicalismo en Córdoba tenía que acordar con Luis Juez y se presionó en este sentido", dijo Cobos, colocándose del lado de los que impulsaron defender la identidad partidaria para la compulsa que pasó.

–¿Qué opina del triunfo de Luis Juez?

–Juez ha ganado y creo que vamos a tener una muy buena relación en el Senado. Pero ha quedado mitad y mitad con el radicalismo, con un caudal de votos compartido, porque la diferencia que decía Juez que tenía no fue tal. Logramos ubicar a un joven senador como Ramón Mestre, con mucho futuro, que quizá pueda dar la pelea por la intendencia (de la ciudad de Córdoba) en las próximas elecciones.

–¿Y cómo quedó Aguad, a su juicio?

–Es un buen referente en Córdoba que ya fue candidato a gobernador y estuvo cerca. Es un referente interesante y creo que se puede hacer un buen eje político entre el radicalismo de Córdoba y Mendoza. El radicalismo de Córdoba ha quedado posicionado para recuperar la gobernación y nosotros habíamos trabajado para eso.

–¿Podrá darse para 2011 una nueva política de alianzas dentro del radicalismo?

–Sí. El radicalismo tendrá que empezar a trabajar ahora porque cuando se hagan las alianzas primero deben estar consolidados cada uno de los partidos. Yo creo que a mediados de 2010 se tiene que empezara definir este tema.

–Elisa Carrió fue crítica con usted por aquella famosa foto durante la campaña que usted compartió con Francisco De Narváez. ¿Cree que ella es una referente todavía?

–Yo nos soy rencoroso. Lo que sí, yo actué con convicción y dije que nadie va a ordenar la agenda al vicepresidente. Tenemos que entender que si uno reclama diálogo, consenso, acuerdo, es con todas las fuerzas políticas. Entonces, no se puede tener un discurso hacia un lado y otro para otro. Cuando ella ejerce el diálogo es plural, pero cuando lo hace el vicepresidente es tendencioso.

–¿Qué le dejaron estas elecciones, con una campaña que derivó en acusaciones cruzadas muy fuertes?

–Muchos aprendieron que las cosas sucias no van, que los agravios personales no van. Nosotros mostramos otra cosa y ganamos.

Mitad

"Juez ha ganado y creo que vamos a tener una muy buena relación en el Senado. Pero ha quedado mitad y mitad con el radicalismo, porque no sacó tanta diferencia".

Comentá la nota