Mil trabajadores más tranquilos

Bajo la supervisión del Ministerio de Trabajo provincial las empresas del sector metalúrgico de Villa Constitución sellaron una tregua hasta fin de año con los gremios, sin despidos, más allá de la caída de la demanda internacional.
Las empresas que contratan trabajadores para la siderúrgica Acindar de Villa Constitución y la delegación de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) firmaron un acuerdo por el cual la compañía del grupo Arcelor Mittal no despedirá personal hasta el 31 de diciembre. La parte empresaria se comprometió además a implementar esquemas intermedios como el otorgamiento de vacaciones, reubicación del personal y suspensiones rotativas, para evitar reducir sus planteles de forma definitiva. Los empleados suspendidos recibirían 95 o 90 por ciento del salario, y en caso de recurrir a esa medida, la empresa abonará 85 por ciento, con un piso de 2650 pesos, y para los contratistas el pago sería de 65 por ciento. El pacto será revisado el 30 de septiembre e incluye el compromiso gremial de no realizar medidas de fuerza. El ministro de Trabajo de Santa Fe, Carlos Rodríguez, dijo que "en una situación como la actual este acuerdo es sumamente importante. Es una garantía enorme en momentos de incertidumbre", enfatizó en alusión a los más de mil trabajadores beneficiados por la tregua acordada.

Rodríguez mantuvo ayer un encuentro con trabajadores de la UOM y de la Asociación de Supervisores Metalmecánicos de la República Argentina (Asimra) de Villa Constitución y directivos de la metalúrgica Acindar y doce empresas contratistas. Durante la reunión se acordó por consenso extender el acuerdo de paz social por el cual las empresas se comprometieron a no despedir personal por falta o disminución de trabajo hasta el 31 de diciembre. Por su parte, los sindicatos se comprometieron, para el mismo plazo, a "mantener la paz social, no generando medidas de acción directa". En el mismo sentido, acordaron prestar colaboración para que el personal acepte cambios relativos a la forma y modalidades de la prestación del trabajo, en la medida que no causen perjuicios materiales o morales a los trabajadores.

Se prevé asimismo que tanto la firma Acindar como las empresas contratistas que tengan necesidad de recurrir a medidas que modifiquen las relaciones individuales de trabajo, podrán otorgar vacaciones, aún fuera del período legal; reubicar a las personas en puestos diferentes a los que ocupan hasta la fecha; reducir la jornada de trabajo o realizar suspensiones rotativas. Sin embargo, todas las medidas deberán "indefectiblemente" ser informadas a la cartera laboral provincial.

Durante el plazo de las suspensiones, las empresas contratistas de Acindar abonarán a los empleados suspendidos un subsidio no remunerativo equivalente al 70 por ciento de las escalas salariales ($3000, $2700 y $2100), descontando el monto equivalente a los subsidios nacionales del Programa de Reconversión Productiva (Repro). Acindar reconocerá al personal en relación de dependencia un subsidio no remunerativo equivalente al 85 por ciento de los haberes netos normales. El subsidio acordado no podrá ser inferior a $2650.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo de la provincia de Santa Fe facilitará todos los mecanismos para que las empresas que tengan que recurrir a las medidas establecidas en el acuerdo accedan al programa Repro, cuya gestión será "obligatoria".

El titular de la cartera laboral destacó la importancia del acuerdo alcanzado: "En contextos difíciles como los que estamos atravesando es indispensable llegar a este tipo de acuerdos, porque garantizan la paz social, salvaguardando, por sobre todas las cosas, puestos de trabajo viables a través de medidas como la aplicación de horarios reducidos y desarrollo de competencias laborales. Estas son las metodologías y acciones que fomentamos: apoyamos la recuperación y el mantenimiento del puesto de trabajo mediante el diálogo social, promoviendo y protegiendo el respeto de los derechos de los trabajadores", aseveró.

Comentá la nota