Trabajadores tomaron la planta pesquera de Barilari

Cerca de 70 obreros del pescado detuvieron la actividad de la planta procesadora de la firma Barilari. Son empleados transitorios que no tenían trabajo desde hacía varias semanas. Ayer se supo que la empresa empezó a echar personal efectivo. Aseguran que los conflictos se extenderán a otras plantas.
El conflicto que mantienen trabajadores del pescado con la empresa Barilari se agravó ayer luego de que la firma despidiera a personal efectivo de una de sus plantas. Por eso es que más de 70 obreros, que venían reclamando ser reincorporados, tomaron el edificio ubicado en Juan B. Justo y José Hernández y se declararon en asamblea permanente.

El personal de planta que está en conflicto con la empresa cortó la mencionada avenida y finalmente ingresó a las instalaciones donde anoche aún permanecía.

Por otra parte trascendió que hoy podrían generarse otros focos de conflictos. LA CAPITAL pudo saber que ayer hubo algunas reuniones entre trabajadores de otras cooperativas y representantes gremiales para ponerlos en conocimiento de la inminencia de nuevos reclamos.

Hace un par de meses, la empresa Barilari decidió desemplear a los trabajadores transitorios de tres cooperativas, causando un efecto letal en la economía de casi 270 familias. Allí nació el conflicto que derivó en algunos reclamos, incluídas dos protestas en cercanías del estadio Polideportivo durante la realización de la Copa Davis. Finalmente, el martes por la noche, una vez conocida la decisión patronal de despedir a seis trabajadores efectivos, la situación se agravó y unió aún más a los manifestantes.

Ayer por la mañana frente a la planta de Barilari, los trabajadores cortaron las calles -tal cual habían hecho en los últimos días- pero además ingresaron a la planta con el fin de preservar la materia prima allí depositada. En algún momento los manifestantes se sintieron presionados por el personal policial apostados en las cercanías, motivo por el cual decidieron ingresar a la planta y quedar en estado de asamblea permanente.

Uno de los puntos que más irritó al grueso de los trabajadores fue un párrafo del telegrama de despedido enviado por la empresa a los seis efectivos. En dicho fragmento se describe lacónicamente la causa de la medida: "por la crisis económica internacional y el bajo precio del pescado".

Ayer desde la fábrica tomada, Roberto Villaola, vocero de los trabajadores, indicó que "se trata de un conflicto con alcance nacional, ya que ahora se podrían sumar los embarcados, otras cooperativas. En el sur hacen las cosas más serias, porque allá se trabó embargo sobre los bienes de la firma, para asegurar el reclamo de los trabajadores".

Villaola se refirió de esa manera al conflicto que también posee en Puerto Madryn la empresa Barilari con sus trabajadores.

Reincorporado

Pablo Falkenagen, el trabajador que días atrás había sido despedido de la planta procesadora San Diego, fue finalmente reincorporado luego de que la empresa acatara la decisión del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

En un acto realizado en la Delegación Regional Mar del Plata de dicha cartera, con la presencia de su jefe, contador Angel Ratto, la empresa San Diego S.A. informó que retrotraerá la situación laboral de Falkenagen y le reincorporará a su puesto. Asimismo, se comprometió a no tomar medidas contra el trabajador ni contra el resto de los empleados que estuvieron participando en el conflicto.

Comentá la nota