Los trabajadores de la pesca vuelven a cumplir tareas en las plantas

Los empleados de las plantas pesqueras, en asamblea, avalaron el rechazo que el Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación (STIA) realizó contra la propuesta que la Cámara Argentino Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP) efectuara en la reunión de conciliación concretada ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, a última hora del jueves.
Además, ratificaron el acatamiento de la medida de conciliación obligatoria dispuesta por el Ministerio de Trabajo desde el pasado jueves, y continuar a disposición de las empresas para ser convocados a trabajar.

Mientras tanto, como la conciliación obligatoria se extiende hasta el próximo 18 de septiembre, hoy por la mañana, a partir de las 10 horas, se va a concretar una reunión de delegados con el secretariado integrante de la Comisión Directiva, en presencia de Luís Núñez, secretario general de la entidad. El cónclave, fue convocado para analizar las medidas de reclamo que, en el marco de continuar con el acatamiento de la conciliación obligatoria, podrían igualmente ser efectuadas para hacer sentir la demanda de una recomposición salarial.

Asamblea callejera

Aproximadamente medio millar de trabajadores de las diferentes plantas pesqueras radicadas en Puerto Madryn, fueron congregándose desde las 10 de la mañana de la víspera, frente a la sede sindical del STIA, de calle 9 de Julio al 200, donde participaron de una asamblea callejera conducida por el secretario pro-gremial de esa entidad, Oscar Hughes.

Allí analizaron la continuidad del conflicto y la decisión de haber abandonado la protesta que se había iniciado en los portales de ingreso a cada una de las plantas ubicadas en el Parque Pesquero local.

En ese marco, Oscar Hughes informó que "el Ministerio intimó a salir de las inmediaciones de las plantas y regresar a trabajar, porque en caso de que así no se hiciera, las empresas quedarán en condiciones de comenzar a despedir personal. Como la posición es de demostrar que los trabajadores acatan la conciliación obligatoria, y no darle ‘el gusto’ al sector empresario para que comience a despedir operarios, se decidió aceptar esa medida. Si no se hiciera de esa manera, lo que se conseguiría es tener que luchar con medidas de fuerza para que reincorporen a los trabajadores despedidos en vez de hacerlo por un incremento salarial. Si no se acatara una conciliación, habrá que asumir los despidos que sobrevengan".

"La lucha continúa, y si no se llega a un acuerdo hasta el día 18 de septiembre, entonces las partes quedarán liberadas y a partir de ello se podrá endurecer el reclamo", acotó.

"Beneficios para los que actúan, no para los cómodos"

Por otro lado, y ante el profundo malestar contra "aquellos que se quedan cómodos en sus casas a la espera que quienes luchan con medidas de acción directa consigan un aumento de sueldo que los beneficie, deben saber que los beneficios que se consigan, a partir de ahora, será para los que actúan. No habrá nada para los cómodos. Ya ocurrió que cuando se consiguió, en su momento, en medio del conflicto del 2005, una ayuda para pagar alquileres, después se querían anotar todos para recibir beneficios, pero cuando había que estar a la noche en una quema de neumáticos, ahí nunca aparecían" remarcó, lo que fue celebrado por los presentes.

Uno de los asambleístas, quien se identificó como un trabajador de más de 12 años de trayectoria, arengó a los presentes que "con el cinco por ciento del personal alcanza como para tener una medida de fuerza efectiva, y si el 18 de septiembre todavía no se llegó a un acuerdo, se volverá a paralizar todas las plantas y ganaremos esta lucha. En el 2005 el 90 por ciento de los trabajadores se quedó en la casa, cómodos y calentitos, mientras el resto peleábamos por sus sueldos, sin embargo se ganó y se consiguió lo que se quería. Si es necesario, ahora será lo mismo".

El jueves próximo volverán a negociar

Según relató Oscar Hughes, "por primera vez, las empresas hicieron una propuesta en el marco de la mesa de negociaciones, de todos modos, lo que proponían era de incorporar al sueldo básico los 140 pesos que ya cobra el personal como adicional, además, quería poner un premio de 360 pesos al presentismo. Por eso fue rechazado por la asociación sindical. Recién el jueves próximo las partes volverán a sentarse a negociar, y así será hasta llegar a conseguir que el resto de las empresas paguen los 400 pesos que algunas firmas ya comenzaron a abonar".

Por lo pronto, "la gente decidió continuar en estado de asamblea permanente", aseguró Oscar Hughes, "durantes las cuales se decidirá los pasos a seguir durante esta conciliación obligatoria".

400 pesos no remunerativos, que en enero pasen al básico

Paralelamente, "algunas empresas comenzaron a convocar a trabajar a su personal, entre ellas la empresa Alpesca, en la que desde hace dos días que los administrativos comenzaron a ingresar a las plantas" acotó.

De todos modos "se harán todas las movilizaciones y manifestaciones que sean necesarias, pero es algo que definirán las asambleas, de manera orgánica. Igualmente, no descartamos que durante la conciliación se llegue a un acuerdo, que elaboren una oferta económica que sea acorde a lo que reclama el gremio".

El secretario pro-gremial recordó que "en un principio, las empresas habían ofrecido reconocer un incremento de 400 pesos, pero pretendían llevarlo todo a la asistencia perfecta. Eso no puede ser, además, a nivel nacional está en discusión un convenio colectivo de trabajo. Esa propuesta es provincial, por lo que no era posible aceptarla".

En su opinión, no cabría otra posibilidad de acuerdo que el hecho de conseguir que las empresas otorguen 400 pesos de aumento, porque "el piso de la discusión es ese, ya que hay otras siete empresas que ya firmaron en la provincia. La idea es que ese pago sea no remunerativo hasta el mes de diciembre, pero que a partir de enero o febrero, sea incorporado al básico".

Comentá la nota