Trabajadores de Paraná Metal aceptaron una nueva oferta

Luego de las protestas de la UOM en Villa Constitución, en reclamo del incumplimiento del pago de las deudas con los trabajadores de Paraná Metal, los delegados aceptaron una propuesta de la empresa, que ofreció pagar 1.500 pesos.
Luego de una tensa jornada, que incluyó protestas en la ruta 21 en Villa Constitución, los trabajadores de Paraná Metal decidieron anoche en una asamblea recibir 1.500 pesos, en concepto de pago de la deuda que la empresa mantiene con los obreros. Con este paso, “ahora se iniciarán los trabajos para poner a punto la fábrica, con el objetivo de que vuelva a funcionar dentro de unos días”, señaló una fuente de la comisión interna de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que condicionó el retorno a la planta a que se cumplan los compromisos asumidos por Paraná Metal.

El conflicto, que arrancó en diciembre luego de que la firma suspendiera a los 1.200 trabajadores, parecía que estaba superado el lunes, cuando los operarios retornarían a sus puestos de trabajo, luego de un acuerdo sellado en el Ministerio de Trabajo de la Nación. Pero, según el gremio, esto no se produjo, porque los directivos de la firma incumplieron el pacto firmado en la cartera laboral, que preveía el pago de parte de las deudas acumuladas con los trabajadores.

Desde la UOM Villa Constitución señalaron que el lunes la empresa no respetó lo acordado en el acta que se firmó en el Ministerio de Trabajo, que estableció en la cláusula 6a. que “a fin de retomar tareas en un clima social adecuado, la firma se compromete a abonar a todos sus trabajadores comprendidos en el convenio colectivo de trabajo Nº 260 la deuda emergente en el pago del sueldo anual complementario (segundo semestre de 2008), días trabajados efectivamente y las sumas mensuales habituales (transporte y producción), así como las vacaciones anuales a quienes así corresponda”. En total, la deuda contraída con los trabajadores supera los siete millones de pesos.

No más insultos

En un comunicado de prensa, los dirigentes de la UOM Villa Constitución, encabezados por Alberto Piccinini, advirtieron: “No estamos dispuestos a sufrir más insultos y ponemos al propio gobierno nacional como testigo de la paciencia y predisposición demostradas por los trabajadores, cuyo único objetivo fue siempre preservar las fuentes de trabajo, su nivel salarial y cobrar lo que legítimamente les corresponde”, indicó la UOM villense en un extenso comunicado. “Hoy es evidente que la intención de la empresa fue siempre dilatar el conflicto para desgastarnos, burlándose de nosotros y del ministro de Trabajo con el solo objeto de satisfacer sus espurios intereses”, apuntó el documento.

Pero después de las protestas de los trabajadores, que interrumpieron el tránsito en la ruta 21 en Villa Constitución, y del comunicado difundido por la entidad gremial, la empresa ofertó pagar 1.500 pesos para los obreros de planta permanente y 1.000 pesos para los empleados contratados. Luego, los delegados de la planta se reunieron a las 20.30 para analizar la propuesta y finalmente decidieron retornar a sus puestos de trabajo de manera simbólica, porque la fábrica tiene que atravesar un período de reformas internas muy intensivo, tras el pago de parte de la deuda.

Hoy al mediodía estaba previsto que se realizara una nueva reunión en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación en Buenos Aires con los representantes gremiales, para analizar la complicada situación por la que atraviesa la metalúrgica.

Fuentes gremiales señalaron que ayer circularon fuertes rumores que advertían que uno de los posibles inversores que podría acercar el gobierno a Paraná Metal es Cristóbal López, empresario vinculado a los casinos.

Comentá la nota