Los trabajadores municipales siguen sin recibir una propuesta "seria y viable"

El pasado lunes, en una reunión que se realizó con la presencia de la prensa, el Ejecutivo expuso tres propuestas que el Sindicato rechazó de plano, por considerarlas insuficientes y poco serias.
Ninguna superaba el 7% al básico, pero todas construidas a partir de montos no remunerativos que ya están percibiendo los trabajadores. Desde el martes, la negociación está siendo llevada por el intendente interino Roberto Palacio y si bien las reuniones son más amistosas, no ha habido avances concretos.

La tercera semana de paro de los trabajadores municipales comenzó con expectativas serias de alcanzar el objetivo, que pasa por obtener un 30% de recomposición salarial, considerado justo incluso por el intendente Ricardo Moccero, tal como lo manifestó en varias oportunidades en la reunión que mantuvo con dirigentes del Sindicato el lunes por la tarde y a la que se permitió el ingreso de la prensa.

No obstante, ese encuentro fue un nuevo fracaso. Por un lado, el Jefe comunal volvió a hacer una radiografía de las dificultades económicas por las que atraviesa la administración municipal que él conduce, mientras que los representantes de los trabajadores municipales aducen que el dinero para hacer frente a la recomposición salarial está en cuentas "paralelas" del municipio y entienden que no están para dar consejos sobre dónde producir ahorros presupuestarios.

En el desarrollo de la reunión, el intendente Ricardo Moccero acercó tres propuestas, pero todas insuficientes para los trabajadores municipales. La primera que deslizó fue "pasar el 50% de la suma fija (60 pesos) al básico, lo que significa un aumento del 7.74% y aumentar la garantía salarial a 1.400 pesos para 40 horas de trabajo".

La segunda propuesta pasaba por "reducir el presentismo, la suma fija y las bonificaciones, mientras que con la economía producida recomponer el básico, el porcentaje que corresponda", oferta que no fue ni recepcionada por el Sindicato porque no era seria en su formulación. Y la tercera propuesta refería "reducir la carga horaria a 32,5 horas para todo el personal y con la economía producida recomponer el básico al 30%", lo cual implica reducir el salario de todos los municipales de 40 horas en un 23.8%, con lo cual el incremento real al básico es de tan sólo el 6.2%.

Además de estas tres propuestas, el Ejecutivo propuso "modificar la escala salarial manteniendo un básico de 40 horas en 1.240 pesos, manteniendo los 200 pesos de presentismo y asistencia perfecta. Con eso estaríamos por encima del salario mínimo, vital y móvil" y sostuvo en la nota que "también es conveniente aclarar que solo 155 empleados cobran 1.300 pesos de bolsillo más asignaciones familiares de 135 pesos por hijo, de un total de 945 empleados estables que superan los 1.800 pesos de bolsillo".

La postura del STM

Después de aguardar el escrito una media hora, los dirigentes sindicales respondieron que "conforme las instrucciones de la asamblea del Sindicato de Trabajadores Municipales, al cual representamos, rechazando los proyectos presentados en el día de la fecha".

Agregaron en un segundo párrafo que "ninguna de las propuestas son una respuesta suficiente y seria al reclamo del 30% solicitado, no constituyendo una recomposición al salario municipal" y sostuvieron que "por lo tanto, a esta altura, vuestra actitud, al ser las propuestas insuficientes y carentes de seriedad, merecen ser calificadas de dilatorias de la negociación entablada. Actitud que infringe vuestra obligación legal de negociación de buena fe, constituyendo una práctica desleal".

Estas manifestaciones fueron vertidas en la reunión, con el intendente Ricardo Moccero presente, provocando el enojo en varias oportunidades del mismo.

Firmaron la nota los dirigentes: Marcelo Massa, Griselda Andrea Anzorena, María José Lacoste, Sonia Luján Arenzo, Javier Vagón, Eva Lucía García, Silvia Liliana Ledesma y el secretario general del STM, Rubén Isidoro Allende, asesorados todos por el abogado Pedro Rodríguez.

La respuesta oficial

De inmediato, el Ejecutivo municipal elaboró una respuesta, en la que se expresó que "rechazamos por inexactas y mal intencionadas la presentación del 24 de agosto efectuada por esa comisión directiva del STM" y se agregaba que "las propuestas efectuadas por este Departamento Ejecutivo, son suficientes, reales, veraces y fundamentalmente, ajustadas a la realidad presupuestaria de nuestra comuna, con la intención de propender a un mejoramiento del salario de los empleados municipales".

El Jefe comunal agregaba que "las propuestas del Ejecutivo son serias y bajo ningún aspecto pueden ser consideradas maniobras dilatorias, sobre todo desde el punto de vista de quién tiene la ineludible necesidad y responsabilidad de gobernar el distrito" y cerró el contacto del pasado lunes expresando que "en toda negociación salarial, este Departamento Ejecutivo debe velar por la prestación de los servicios, por el equilibrio del presupuesto municipal y por el mantenimiento de salarios dignos para el personal municipal que se puedan abonar con los recursos existentes, ya que no se pueden comprometer aquellos de los cuales se carece".

El desarrollo de la reunión

La reunión entre los dirigentes del STM y el intendente Ricardo Moccero, acompañado por algunos de sus colaboradores directos, comenzó pasadas las 18:30, con la sorpresa que pudo participar la prensa de la misma, situación que valió la consulta entre los sindicalistas y que para no motivar un roce con los medios de comunicación no objetaron la decisión.

Ricardo Moccero comenzó el diálogo, si se lo puede llamar así, con una pregunta: ¿creen o no en los números de la comuna? y frente a la sorpresa de los dirigentes sindicales la repitió en dos oportunidades, respondiendo que "no está en nosotros creer o no, no sabemos si son reales o no, en todo caso ya pasó el tiempo de la negociación que es en el cual se debió abrir el Presupuesto, en esta etapa de conflicto nosotros vinimos a recibir una respuesta a nuestra necesidad, que es el 30% de recomposición salarial".

El Intendente volvió a plantear que hasta el lunes la Provincia había remitido 1.7 millones de pesos en menos de lo comprometido, lo cual lleva a potenciar el déficit a fin de año en unos 7.8 millones de pesos. Para hacer frente a este defasaje el Jefe comunal dijo que "podemos recaudar 2.2 millones de pesos de recursos ordinarios, 1.6 millones de pesos de obra pública que hemos paralizado, 400 mil pesos del aumento de las tasas (que no fue aprobado y ahora sería menor el ingreso) y 600 mil pesos de otros ahorros menores, lo cual nos lleva a tener que afrontar a diciembre un déficit de 3 millones de pesos".

Rubén Allende se mantuvo en su posición, en el hecho que no estaban allí para discutir los números de la comuna y dijo que "esto es una mesa de conciliación, estamos aquí para discutir propuestas claras", mientras Moccero insistía con que "no tenemos de donde sacar el dinero".

"Los recursos surgen de dos vías, el cobro de tasas municipales y la coparticipación provincial, ésta última ha sido recortada y el aumento a las primeras aún no se ha producido", sostuvo Moccero, quien mantuvo siempre la calma, salvo cuando se le espetó que estaba obrando de mala fe, porque no venía con una propuesta seria para discutir.

A cada instante, el Intendente expresaba que "no puedo inventar la plata y el contador municipal no va a liberar un solo peso que signifique más déficit", indicando además que "quiero que hablemos de acá para adelante, referirnos al pasado no tiene sentido y les aseguro que siento que el reclamo de recomposición salarial es justo, pero no puedo darlo".

La referencia al pasado del Jefe comunal fue en virtud que los sindicalistas dejaron en claro que "cada vez que hubo superávit o cuando las ?vacas eran gordas? nunca fueron beneficiados los trabajadores municipales, cuando fuimos nosotros los que hicimos de esta comuna un orgullo que te gustaba mostrar", sostuvo en algún momento Javier Wagón, que fue quien se mostró más irascible ante las expresiones que hacía el Jefe comunal.

Moccero dijo que "el año pasado cuando dije que íbamos a cerrar con déficit (lo cual luego no ocurrió) estaba diciendo la verdad, sucede que después se recompuso el aporte provincial y pateamos todos los vencimientos de productores para este año, además de haber tenido el beneficio de un aumento de las tasas".

Frente a esta realidad, negra según Ricardo Moccero, éste preguntó: ¿Que alguien me diga de donde puedo sacar dinero?, a lo que los sindicalistas no respondieron, mientras el Jefe comunal agregó que "nadie va a votar un aumento de tasas para cubrir la recomposición salarial que están solicitando, que implica unos 12 millones de pesos al año, porque debería ser del orden del 65% en todas las tasas".

"Reconocemos el reclamo y es justo", dijo Moccero y frente a la sugerencia de los sindicalistas sostuvo que "en este problema no le podemos pedir dinero a la Nación, además estuve recorriendo oficinas y los das vuelta y no se les cae una moneda de ningún bolsillo".

"Es insuficiente", fue la frase de Rubén Allende a cada propuesta que le hizo el Intendente Municipal, tal como lo señalamos al principio de la nota, mientras que un representante de los jubilados que estaba presente dijo: "Señor Intendente, en las propuestas que está haciendo no está pensando en el jubilado municipal, porque no nos beneficia en nada y de verdad, puedo mostrar los recibos, cobramos entre 600 y 700 pesos, no nos alcanza ni para los remedios".

Ante esta afirmación fue la primera vez que el Intendente se quedó sin palabras, se produjo un silencio y se limitó a decir: "si, si?", aunque siguió con sus argumentos y fue así que informó que "hoy nos enteramos que no nos ingresarán 200 mil pesos porque el Hospital, por el paro, no ha podido facturar, como también se nos dijo que la cobrabilidad ha bajado, porque la gente al enterarse del paro cree que no estamos cobrando y no viene a pagar sus tasas".

A esta altura, las caras de los dirigentes gremiales estaban más que largas, había decepción, porque esperaban tener una propuesta concreta y seria y no fue así, estaban una vez más con las manos vacías y fue en esta circunstancia que Allende dijo que "notamos que hay mala fe en la negociación", lo cual alteró al Intendente, quien espetó: "No te lo voy a permitir" y cuando parecía que todo se desvirtuaba, los gremialistas bajaron el tono y mantuvieron la calma, lo cual se les hacía casi imposible y por eso comenzaron a enfriar la reunión, para que esta se terminara.

Fueron introducidos a debate otros temas, como la cantidad de empleados que tiene hoy la comuna como así también la necesidad que tiene el Ejecutivo de modificar la escala municipal, pero el STM dijo que "esto no está en discusión, ahora sólo nos queremos referir a la recomposición salarial".

Después, devino el intercambio de notas a las que hicimos referencia al comenzar la crónica y los gremialistas se retiraron como llegaron? con las manos vacías.

Comentá la nota