Trabajadores del Inidep denuncian amenazas del subsecretario de Pesca

El conflicto que hace meses arrastra el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero pasó a una nueva instancia. Pero no de negociación ni de acuerdo, sino de amenazas.
La información que maneja el personal del organismo es que el subsecretario de Pesca de la Nación, Norberto Yahuar, habría tomado la decisión de no renovar los contratos de los empleados que se negaron a embarcarse para realizar las campañas de investigación.

La primera de este año -la de Merluza, una de las más importantes- tendría fecha de salida este viernes y al personal no le quedaría otra alternativa que embarcarse para preservar su fuente de trabajo, a pesar del quite de colaboración que rige.

En diálogo con El Atlántico, Marcela Tobio, afiliada a ATE, explicó que dada la medida aplicada hasta tanto no se resuelva la situación del instituto, las tareas de acondicionamiento de los buques fueron realizadas por personal jerárquico, por lo que estarían en condiciones de zarpar.

Los reclamos están relacionados con cuestiones salariales y con el pase a la planta permanente de los profesionales contratados, que alcanzan casi el 50% del cuerpo total de la institución. Además, la dirección se mantiene acéfala desde la renuncia de Oscar Lascano, a principios de agosto del año pasado, sin que tampoco surja una definición al respecto.

Según Tobio, los trabajadores fueron afectados por las amenazas que habrían sido formuladas por el subsecretario de Pesca: "Yahuar transmitió la información de no renovar los contratos si los barcos no salían". Por esto, se intentará evitar poner en riesgo cualquier contrato de los becarios que, en algunos casos, cuentan con hasta 22 años de antigüedad.

En tanto, aseguró que la idea es continuar trabajando en conjunto con la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), una de las entidades gremiales que representa y defiende la lucha de los trabajadores de la entidad, y buscar la manera de reestablecer el diálogo con las autoridades nacional, ya que actualmente, los canales de conversación se encuentran cerrados.

El principal conflicto que atraviesan los trabajadores contratados que realizan tareas en el Inidep es que se les asignó una categoría siguiendo los mismos criterios que los aplicados al personal de planta permanente. Pero, al no percibir ningún tipo de suplemento, sus salarios son en promedio un 40% menor que los de sus compañeros de planta que realizan las mismas tareas. Desde el organismo insisten en que esto viola el principio constitucional básico que dicta que a igual trabajo, igual remuneración.

Por el momento, no se ha resuelto tomar medidas de fuerza. No sólo porque se intenta obtener una respuesta por parte del gobierno, sino porque la mayoría del personal fue obligado a tomarse vacaciones durante este mes, por lo que casi no hay trabajadores dentro del instituto.

Comentá la nota