Trabajadores de Luz y Fuerza levantaron el paro en Balcarce

El Ministerio de Trabajo los reconoció para ejercer la bolsa de empleo. Ayer volvieron a desempeñarse normalmente en la cooperativa eléctrica.

El Ministerio de Trabajo de la Nación reconoció que había existido un "error involuntario" al desconocer la jurisdicción que tiene el Sindicato de Luz y Fuerza Mar del Plata en la ciudad de Balcarce respecto a la bolsa de trabajo de la Cooperativa de Electricidad "General Balcarce" Limitada.

Durante una reunión llevada a cabo en la sede local de la Secretaría de Trabajo que se extendió hasta las 0 horas de ayer entre representantes legales de la institución y el gremio se acordó dar cumplimiento a la nueva disposición del ente nacional y por ello en la mañana de ayer los trabajadores volvieron a la actividad.

Vale recordar que el conflicto se había iniciado el martes 4 como consecuencia de un acuerdo entre la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (Fatlyf), el Sindicato Luz y Fuerza General Pueyrredon y la Cooperativa de Electricidad, homologado por el Ministerio de Trabajo de la Nación, por el cual se autorizaban nuevos ingresos de personal en la prestadora del servicio eléctrico a través de ese gremio y desconociendo a su par de Mar del Plata.

El secretario general del gremio, José Rigane, brindó una conferencia de prensa para dar a conocer que el Ministerio había dado marcha atrás con la resolución.

El sindicalista dijo que "se confirman nuestros dichos que ese acuerdo no tenía validez, que era un acto ilegítimo".

La resolución

La resolución 912 de la Secretaría de Trabajo se refiere al acuerdo homologado, indicando que "no obstante lo expuesto y posteriormente al dictado del acto homologatorio esta Administración Nacional advirtió que se ha cometido un error involuntario al existir otra entidad sindical con personería gremial con similar ámbito de actuación territorial que el Sindicato Luz y Fuerza General Pueyrredon (con simple inscripción) que es el Sindicato Luz y Fuerza Mar del Plata".

Asimismo, apunta que "es oportuno señalar que ante la existencia de una entidad gremial de primer grado con personería gremial, la aludida federación no posee legitimación para celebrar acuerdos colectivos de trabajo, dándose así las previsiones reguladas en el artículo 35 de la ley Nº 23551".

También expresa que "se resuelve así en la instancia toda que el dictado del acto homologatorio no ha quedado firme y consentido, y por tanto no ha generado derechos a terceros, toda vez que estamos en presencia, prima facie de un acto viciado en su génesis. Esto es en sus elementos esenciales, de conformidad con lo regulado en el artículo 7 de la Ley Nº 19549".

Derechos

Rigane dio lectura a la resolución y luego afirmó que "nuestra organización vuelve a tener todos los derechos convencionales. Se demuestra que no faltamos a la verdad".

Sobre la decisión apuntó que "la suspensión es el primer acto, reconociendo que han cometido un error. Ahora vendrá la anulación como un paso posterior. Si hay una apelación a este dictamen lo único que harían sería profundizar la voluntad de que están dispuestos a transitar fuera de la ley con el objetivo de alcanzar algún resultado. Sería más grande el papelón".

Comentá la nota