Ex trabajadores del frigorífico piden la reapertura de la planta

Un referente de los ex trabajadores del frigorífico Premium Beef expresó su preocupación por la falta de comunicación con los propietarios de la planta que se mantiene cerrada desde fines del año pasado. El empresario Aldo Gallo y el grupo inversor chileno se disputan aún la titularidad de la firma, mientras los obreros piden que se les asegure su fuente laboral.
Mientras el empresario Aldo Gallo y el grupo inversor chileno continúan disputándose la titularidad del frigorífico Premium Beef de Curuzú Cuatiá, los ex trabajadores manifestaron su preocupación porque la planta desde fines del año pasado continúa cerrada y alrededor de 140 obreros dependen de esa fuente laboral.

Oscar Roldán, referente de un grupo de los ex trabajadores del frigorífico curuzucuateño manifestó la incertidumbre que reina entre los obreros que están desocupados desde fines del año pasado, cuando la planta cerró por un conflicto desatado en el seno de la sociedad a cargo del emprendimiento.

La disputa por la titularidad de la firma finalizó el año pasado con presentaciones judiciales por parte del entonces apoderado, Aldo Gallo, quien aseguraba tener la mayoría de las acciones a su nombre y ser el presidente de la empresa, aduciendo que tenía la firma de renuncia del entonces titular extranjero.

Sin embargo, el grupo chileno se hizo presente en el lugar asegurando seguir al frente de la planta y tener la intención de regularizar la deuda salarial que mantenía la empresa con sus trabajadores desde septiembre.

Con Rubén Fernández como nuevo encargado designado por los empresarios extranjeros, se lanzó una propuesta de pago que implicaba una cifra única a modo de liquidación, de alrededor de 2.500 pesos, que sólo 80 empleados aceptaron.

Por su parte, los 40 trabajadores restantes que no llegaron a un acuerdo anunciaron que reclamarían lo adeudado por la vía judicial.

Mientras tanto, el grupo chileno informó que por un vaciamiento de máquinas informáticas y otros insumos y la necesidad de levantar otras deudas, contraídas por Gallo, la planta iniciaría su tarea en febrero.

La semana pasada, Aldo Gallo volvió a aparecer y dijo a la prensa que realizó más de 62 presentaciones ante la Justicia en Curuzú Cuatiá y en Buenos Aires, como así también ante la Oficina Nacional Contra La Impunidad y que la Justicia habría comprobado que el empresario actuó ajustado a derecho, reconociéndosele su cargo de director de Premium Beef.

En la oportunidad Gallo indicó que la planta, bajo su mando, comenzaría a funcionar esta semana, algo que no sucedió. Además en su última aparición mediática sostuvo en el portal impactomercedes.com.ar que el grupo inversor chileno asesorado por Alejandro Duhalde, quien habría instruido al escribano Pasarello, realizó una venta apócrifa de la Planta Frigorífica por la suma 1.800.000.000 dólares, y dicha transacción se habría realizado con la presencia y colaboración del escribano público Pasarello, sin libros de actas, sin bancarización de la operación, con un acta de accionistas falsa, entre otras irregularidades.

El conflicto societario continúa porque, según señaló Oscar Roldán a Agencia Corrientes, para este fin de semana se espera que los chilenos regresen con la promesa de abrir las puertas del frigorífico.

"Dicen que la planta comenzaría a funcionar el 15 de marzo, pero todas son versiones. Esta semana intentamos hablar con algún directivo pero nadie está. Todos estarían en Buenos Aires. Estamos preocupados porque no sabemos qué va pasar. Hoy el frigorífico sigue cerrado", señaló.

Comentá la nota