Trabajadores formaron un comité de gestión en LU 33

Los trabajadores de LU 33 conformaron ayer un comité con cinco representantes de cada sector, para gestionar la emisora en forma provisoria y mantenerla al aire hasta que se resuelva su situación legal.
Desde la Subsecretaría de Medios y el COMFER comprometieron auxilio legal y económico para que la radio no cierre, afirmó ayer el secretario general del SiPren, Flavio Frangolini.

El lunes llegaron las cartas documento de los apoderados legales de las empresas Luceca e Ikelar, vinculadas al empresario mendocino César Catena, informando que se desligan de la radio. Dijeron que al no poder regularizar la titularización de la licencia, sintiéndose engañados por el empresario Luis Legnani, pretenden devolver las acciones de Radiodifusora Pampeana que compraron en 2005.

Ayer, los cuatro gremios que tienen afiliados en la radio respondieron esa notificación reclamando que se abonen los sueldos del mes de julio de los 34 trabajadores. Los salarios deberían depositarse el quinto día hábil del mes, la semana próxima. También pidieron precisiones sobre el futuro de la radio.

Además, en una asamblea realizada ayer conformaron un comité de trabajadores, con representantes de cada uno de los sectores de la radio, para gestionar la emisora en forma provisoria y mantener la emisión al aire, con la programación habitual.

Espera

"Resolvimos ser pacientes y prudentes. No tomaremos ninguna actitud intempestiva", señaló ayer Frangolini. "En el caso de que no paguen los sueldos, automáticamente tomaríamos medidas. En otro momento fue el paro, pero ahora, ante el incumplimiento, se desvincularía y tomaríamos la decisión que corresponde. Para eso conformamos un comité de gestión", indicó.

La incertidumbre sobre el futuro de la radio persistía ayer en la planta de la calle Lisandro de la Torre. Los trabajadores esperan la fecha de cobro del salario del último mes y ya piensan en reclamar las indemnizaciones a las dos empresas vinculadas a Catena si se confirma que abandonan la radio.

Ante la virtual falta de gerenciamiento, el comité de gestión será el encargado de llevar adelante la emisora para que no se cierre. "En lo personal, la salida más viable sería una gestión de los trabajadores. Tanto el titular del COMFER (Luis Lázzaro), la Subsecretaría de Medios y Trabajo de la provincia, manifestaron claramente que es la figura que daría una solución más rápida", expresó Frangolini.

"Se debate una nueva Ley de Radiodifusión, sería larguísimo el tema de la licencia o de una nueva licitación, y en caso de que a algún empresario se le ocurra comprar, sería engorroso gestionar la licencia en el COMFER", argumentó.

Según el dirigente, desde el Gobierno Nacional ofrecieron la alternativa de que los trabajadores mantengan en funcionamiento la radio en forma provisoria y, si logran sostenerla, comenzar las gestiones para otorgar la licencia a través de una cooperativa de trabajo o una figura similar. "Se comprometieron a ayudarnos de todas formas, incluso económicamente. Pero son compromisos de una persona que ejerce una función pública y así los tomamos", aclaró.

Rumores

La radio se privatizó en 1991. La familia Legnani es la titular de la licencia. La sociedad anónima Radiodifusora Pampeana entró en concurso de acreedores. En ese marco, vendieron en 2005 la radio a Catena, un empresario bodeguero que tiene un coto de caza en la provincia. El año pasado, hubo dos paros y conflictos por el atraso en el pago de los salarios.

El asesor del bloque de diputados del PJ, el vernista Miguel Angel Solé, habría entablado conversaciones con Catena en los últimos meses, para tomar el control de la emisora. La decisión del empresario mendocino habría enfriado las negociaciones, según comentaron tres fuentes distintas a El Diario.

Ayer, el ex funcionario menemista y ex director de Canal 3 no desmintió ni confirmó el interés por LU 33 (ver aparte). Por otro lado, el sindicalista Frangolini desmintió que él haya echado a correr esa versión. "No tenemos nada que ver con eso. No sabemos nada. Yo sólo contesté la pregunta de un periodista. Estoy acostumbrado a la diarrea verbal de Solé. Me parece desagradable", no ocultó su molestia.

Comentá la nota