Los trabajadores esperan una "respuesta" al 30% y el Intendente sólo habla de subir 200 pesos la garantía salarial

Como podrá deducir el lector es muy amplio el campo que separa un sector del otro y no hay acercamientos, los ánimos están cada vez más exaltados y el futuro es incierto.
El Sindicato se reunió con los concejales y les exigió a los oficialistas que no exacerben los ánimos con las declaraciones y acciones de los funcionarios; además, los hicieron responsables junto al Intendente de lo que pueda ocurrir. Hay firmeza entre los trabajadores, sólo levantan el paro si garantizan el 30% de recomposición salarial al básico. Moccero llegaba anoche a la ciudad y lo único positivo que exhibiría es que la Provincia garantizaría la coparticipación comprometida.

El conflicto gremial entre el Sindicato de Trabajadores Municipales y el gobierno de Ricardo Moccero ingresa hoy en su duodécima jornada y no se vislumbra una solución a corto plazo; es más, la semana que se inicia es clave, porque todo indica que el lunes el Intendente haría una nueva propuesta ?que no iría más allá de elevar de 1.300 a 1.500 pesos la garantía salarial- y después se iría de vacaciones, dejando una ?papa muy caliente? a su reemplazo natural, el edil Roberto Palacio.

Del análisis de las declaraciones públicas de los protagonistas de este conflicto, bien se puede expresar que será casi imposible que el lunes haya una solución, aunque el porcentaje que implique el aumento de la garantía salarial sea convertido en un porcentaje de aumento al básico, porque no superaría el 4%, cuando el reclamo concreto es del 30%.

Entonces, ¿qué sucederá? Esto es lo que todos se preguntan y sólo los miembros de la comisión directiva del Sindicato advierten, puede haber enfrentamientos y éstos se potenciarían si Ricardo Moccero abandona la negociación y se va de vacaciones.

En la intimidad, los trabajadores municipales entienden que si esto sucede sería una muestra más de desprecio del Jefe comunal para con ellos. "El Intendente no nos considera", les espetó a los concejales oficialistas una dirigente gremial alzando la voz, dejando al desnudo la impotencia que sienten frente a las actitudes que ha tomado el Intendente en los últimos meses.

Todo indica que este conflicto no sólo se centra en la recomposición salarial sino que ya ha traspasado los límites y se ha convertido en una lucha por la dignidad humana de los trabajadores. No aceptan un desplante más de la patronal, en este caso el Intendente y en razón de ellos son imprevisibles las consecuencias que puede surgir ante el hecho que Moccero deje en stand by la negociación y se vaya de vacaciones a un lugar paradisíaco mientras los municipales acampan, en pleno invierno, en la Plaza San Martín.

La visión oficialista

Ayer, el intendente Ricardo Moccero volvió a hacer declaraciones públicas por las radios de la ciudad, expuso sus razones para no recomponer el salario de los municipales en los parámetros exigidos por el Sindicato, que son la crisis mundial y la caída de la coparticipación provincial, entre otras cuestiones, que esta vez pueden ser ciertas pero la gente no le cree.

Esta situación remite al viejo cuento del ?lobo?, que tantas veces se advirtió que venía, que cuando llegó nadie hizo caso y terminó comiéndose las ovejas, esto es así y parece que esta vez el ?lobo? se comió al Gobierno municipal, que no tiene credibilidad y no la podrá recuperar.

"Moccero tiene más de 10 millones de pesos en recursos afectados (obras proyectadas para las cuales guarda el dinero) y tiene la potestad de desafectarlos por medio de un decreto, después a través de otro destinarlos a recursos ordinarios", comentan en el acampe municipal, están convencidos que tiene la solución. En el oficialismo, niegan esta cuestión, pero la credibilidad es tan baja que nadie les cree.

El jueves, el Intendente Ricardo Moccero se reunió con la Dra. Nora De Lucía, subsecretaria de Política y Coordinación Económica del Ministerio de Economía bonaerense y con Héctor Dotore, Director de Economía, con quienes analizó el ingreso de los fondos de coparticipación "estimados" hasta fin de año.

"Estos datos son estimativos, ellos opinan que este segundo semestre del año se va a recuperar con relación al primer semestre en el que perdimos un 5%", especificó el Intendente.

"Lo que quedó claro es que los recursos por la retención de soja no se pueden afectar a sueldos, son para obras de salud, educación, infraestructura, según lo dispone una resolución Presidencial y una adhesión provincial", aclaró.

También está contemplada una pérdida de 600 mil pesos por la eximición del impuesto inmobiliario rural, que podría incrementarse hacia fin de año.

Asimismo se informó que el adelanto recibido para pagar aguinaldos se descuenta en 4 cuotas a partir de agosto, a razón de 200 mil pesos por mes.

Moccero se reunió también con el Ministro de Trabajo a quién le planteó la difícil situación por la que atraviesa el municipio y firmó el Plan Alas, al tiempo que muchos sospechan que ya habría iniciado los trámites necesarios para solicitar una nueva etapa de conciliación obligatoria, que de ser aceptada cubriría los días que el Jefe comunal estará en el extranjero de vacaciones (el Sindicato rechazaría esta posibilidad, para lo cual estaría avalado por la legalidad).

Además, el Intendente participó de una reunión de la Federación Argentina de Municipios donde se analizó la situación crítica de los municipios, y políticas a seguir a corto y mediano plazo.

Una nueva marcha

Las reuniones que mantuvo el Jefe comunal en La Plata y Buenos Aires le sirvieron como aval a sus excusas para no atender los reclamos de los trabajadores municipales y así lo comunicó ayer por las radios.

"Es muy complicado el tema, algunas cosas pueden ajustarse en la remisión del dinero por la coparticipación", acotó Ricardo Moccero, quien sugirió que "no va a ser tanta la caída, no más de 2 puntos y medio, a pesar de que hoy se baraja un 5%".

Pero dijo que "lo malo es que las retenciones de la exportación de la soja no se pueden tocar, no pueden derivarse a recursos ordinarios, al menos hasta el momento la Presidencia no ha tomado la decisión", agregando que "hasta que no venga la decisión de la Nación eso no se puede tocar".

Después de volver a lamentarse porque no ingresarán 1.7 millones de pesos del inmobiliario rural, porque Coronel Suárez está considerado como distrito en desastre por sequía, Moccero expresó, con voz acongojada, que "la situación está complicada...".

Indicó que "de todo lo que teníamos pensado reducir y juntar (en cuanto a gastos no indispensables), lo único factible es que la coparticipación anunciada se cumplirá para fin de año, menos un 2%, por lo tanto como ingreso extra dependemos de que el Concejo Deliberante apruebe el aumento de las tasas. Si se hubiesen aprobado en enero tendríamos 1.3 millones de pesos más y ahora, si se aprueba, tendremos sólo 300 mil pesos más".

Moccero insistió que "igualmente, vamos a cerrar con un déficit no menos al millón de pesos y será complicado iniciar el año 2010 en esa situación", razón por la cual dijo que "vamos a reducir los excesos en los hospitales, también haremos recortes a los carenciados atendidos por Acción Social, también en las ayudas a desocupados y así seguiremos ajustando los números para ver que se puede hacer".

Al ser consultado sobre la propuesta que acercará a los municipales, el Intendente dijo que "espero sentarme con ellos para que vean que no tenemos los fondos para pagar los sueldos de agosto" y agregó que "en la Federación Argentina de Municipios todos están preocupados porque no sólo no pueden pagar sueldos sino tampoco a los proveedores".

Al volver al tema local, dijo que "lo único que podemos hacer es mejorar a los 270 empleados que están cobrando 1.300 pesos y llevarlos a 1.400 o 1.500 pesos de bolsillo, para el régimen de 40 horas".

Pero los municipales están muy firmes en solicitar el 30% al básico, a lo que el Intendente respondió que "si mantienen esa postura es un punto muerto, no hay posibilidad de tocar el básico más allá de un 3%, que surge de convertir ese aumento de 150 o 200 pesos a la garantía salariales en un porcentaje al básico".

Agregó que "de esa manera se benefician los que ganan más de 2 mil pesos de bolsillo, es muy simple la cuenta. Hay que sincerarse y poner los pies sobre la tierra, no están los recursos, no estuvieron en febrero, aumento que implicó 3.8 millones de pesos en el año".

El Jefe comunal señaló que, con los datos que recibió, prevé reunirse con las autoridades de la Secretaría de Hacienda suarense, a fin de analizar qué cantidad de fondos comunales inicialmente destinados a obras públicas se derivarán a la partida de sueldos.

«Si observamos que están dadas las condiciones para cerrar el ejercicio con cierto equilibrio, podremos analizar aumentar la garantía salarial para los trabajadores municipales que menos ganan, a fin de llevarla de 1.300 a 1.500 pesos», dijo.

«Lo que está claro es que el presupuesto no puede ser cerrado con un déficit que supere el 10%», añadió.

En cuanto al reclamo de no descontar los días de paro, Moccero dijo que no accederá a ello. «En este paro hay diálogo, pero los días no trabajados serán descontados. Respetamos el derecho a reclamar y no trabajar, pero respeten el derecho de la comuna a no pagar por algo que no recibe», dijo el Jefe comunal.

Por otro lado, Moccero dijo que mienten quienes dicen que hay empleados que cobran un básico de 778 pesos. «No hay ningún empleado comunal en esa categoría. Los de la categoría más baja, con una carga semanal de 32 horas, perciben 1.007 pesos de básico, mientras que los que tienen 40 horas perciben 1.240. A eso hay que sumarle el presentismo, la suma fija, las asignaciones familiares y demás», aseveró (ver recuadro).

En cuanto al reclamo del gremio de un aumento del básico del orden del 30%, dijo que es «prácticamente una utopía».

«Eso significaría quebrar la municipalidad, y ningún contador ni tesorero municipal va a poner su firma para ello», dijo.

Como se puede inferir de estas declaraciones al compararlas con las que emiten los trabajadores será casi imposible llegar a un acuerdo, en razón de ello ratificamos lo que dijimos al principio, el futuro es incierto, complicado y muy peligroso.

Policía con doble objetivo

Los dirigentes del STM aseguran, en privado, que los casi cien efectivos policiales que fueron convocados el miércoles a Coronel Suárez tenían un doble objetivo, uno oficial y otro encubierto.

El oficial era custodiar la presencia, por tan sólo unos minutos, del gobernador Daniel Scioli en territorio suarense, quien viajó en avión desde Bahía Blanca hasta esta ciudad y desde aquí a Guaminí en helicóptero. No tuvo contacto con el pueblo de Coronel Suárez, pero el temor a sufrir un nuevo ?escrache? hace que se gaste mucho dinero en movilizar policías.

Fuentes policiales aseguraron a Nuevo Día que además de efectivos locales, arribaron desde Bahía Blanca dos cuerpos operativos de Gendarmería (de 15 hombres cada uno) y un cuerpo de caballería.

¿Para qué un cuerpo de infantería montada? Seguro que para custodiar a Scioli no vinieron, porque cerrando la entrada con gendarmes está todo asegurado.

No hay dudas, alguien esperaba que la marcha de los municipales, que se realizó cinco horas antes del arribo del Gobernador, hubiera incidentes y así terminar con el conflicto, pero por suerte todo fue en paz y con mucha tranquilidad y la policía en las afueras de la ciudad no fue necesario convocarla. Pero, sin lugar a dudas, la Policía tenía un doble objetivo.

El Intendente cobraría mil pesos por día

En el día de ayer, el Sindicato de Trabajadores Municipales divulgó la escala salarial de los trabajadores municipales y de los funcionarios, incluyendo la del Intendente municipal.

Ricardo Moccero tiene una carga horaria de 32 horas y media, por lo cual percibe de sueldo básico 19.373 pesos, para calcular el dinero de bolsillo que recibe hay que sumarle la antigüedad (16 años), los gastos de representación (recordemos que por decisión propia se aumentó de 3 mil pesos a 8 mil pesos), presentismo, asistencia perfecta, que bien puede estimarse en más de 30 mil pesos lo que recibe de bolsillo; es decir, a un promedio de mil pesos por día.

Por ejemplo, un secretario, como Francisco Franco, tiene un básico de 6.833 pesos y una directora ?A?, como la encargada del área de Prensa de la comuna, tiene un sueldo básico de 5.019 pesos, ambos con 40 horas semanales de trabajo.

Ahora bien, el básico del trabajador municipal es de 775 pesos, pero como dice el Intendente nadie tiene este básico, por lo tanto haremos el cálculo sobre la categoría 15, que es la que recibe el ingresante a la comuna (los contratados), que es de 1.145 pesos. A esta cifra hay que restarle el 18.8% de jubilación e IOMA, le quedan 930 pesos y a esto hay que sumarle 120 pesos de presentismo, 80 de asistencia perfecta, la suma fija de 120 pesos, lo cual da 1.250 pesos, pero recibe una bonificación en concepto de garantía salarial de 1.300 pesos.

Ahora bien, el lector podrá hacer lo mismo con los siguientes básicos por categoría, todos de 40 horas de trabajo semanales, que son: categoría 14, 1.192 pesos; 13, 1.240 pesos; 12, 1.288 pesos; 11, 1.336 pesos; 10, 1.383 pesos; 9, 1.431 pesos; 8, 1.479 pesos; 7, 1.526 pesos; 6, 1.574 pesos; 5, 1.622 pesos (en estas últimas dos categorías hay unos 900 trabajadores, la inmensa mayoría); 4, 1.670 pesos; 3, 1.717 pesos, 2, 1.765 pesos y 1, 1.813, pesos.

¿Hay diferencias entre una escala y la otra, no?

Comentá la nota