Trabajadores y dirigentes del Sutiv se movilizaron ante despidos

En la mañana de ayer el personal de una empresa dedicada a la confección de prendas se congregó en avenida Ameghino al 600, sitio donde funcionaba un taller de costura, para solicitar al dueño de la firma que pague las indemnizaciones que les corresponde a las personas que allí desempeñaron sus tareas. Desde el gremio se iniciaron acciones legales.

DE LA REDACCION. Ayer por la mañana un grupo de trabajadores y miembros del Sutiv se congregaron en avenida Ameghino 680, más precisamente, en la puerta de un local donde funcionaba un taller de costura que imprevistamente cerró sus puertas el pasado 15 de octubre.

Durante tres horas aproximadamente reclamaron el cumplimiento de sus derechos ya que el propietario del taller adeuda al personal las indemnizaciones.

La empresa dedicada a la confección de prendas tuvo varios problemas y conflictos con sus empleados en los últimos años. La clausura motivó a los trabajadores a manifestarse en contra de este propietario.

Unos días antes del cierre definitivo se produjo en la sede una medida de fuerza porque el personal percibía los importes de la quincena de manera atrasada. Esta no fue la única causa que movilizó a los trabajadores en contra del empresario ya que éste hacía más de cuatro años que no realizaba el pago de la ART (Aseguradora de Riesgos de Trabajo), los correspondientes aportes jubilatorios, ni la obra social. Una vez que la empresa cerró el gremio de los trabajadores del vestido han concretado numerosas audiencias en el Ministerio de Trabajo. La empresa ha sido representada por un abogado. En definitiva y luego de varias reuniones, lo único que se logró fue que se le reconociera económicamente al personal el trabajo que éste ejecutara durante la primera quincena de octubre. “Tenemos entendido que este empresario tenía dos firmas, ambas ubicadas en avenida Ameghino, en donde más 50 trabajadores desempeñaban sus tareas.

El motivo por el cual el taller de costura cerró sus puertas no es claro ya que el empresario realizaba trabajos para importantes y reconocidas marcas nacionales. De acuerdo con esta información los dirigentes del gremio deducen que tuvo importantes períodos de bonanza. “Lamentablemente en este último tiempo no sé lo que ha hecho este empresario para que todo terminara tan mal poniendo molestos a los trabajadores que allí realizaban sus tareas cotidianamente”, señaló Martín Benavídez, secretario general del Sutiv en Pergamino.

Según Benavídez los reclamos de los trabajadores son justos porque la empresa que cerró tiene vasta trayectoria en el mercado local, motivo por el cual muchas de las personas que allí realizaban sus tareas está bien capacitada y formada para los distintos trabajos, además cuentan con muchos años de tarea.

Informe a la comunidad

La medida fue llevada a cabo, además en forma de reclamo, para esclarecer y mostrar a la comunidad lo que está pasando, razón por la cual se distribuyeron entre los automovilistas y los vecinos de la zona folletos que explican la situación. “No sé si podemos llamarle escrache porque toda la protesta está enmarcada en lo legal y no se registraron inconvenientes ni lo va a haber porque la gente que la organiza es de trabajo y lo único que quiere es que este empresario le abone la indemnización que por ley le corresponde”, declaró el dirigente.

Si bien los representantes del sindicato saben que en avenida Ameghino no quedan ni siquiera elementos pertenecientes al taller el lugar es el único domicilio legal en el que los trabajadores pueden manifestarse. “Lo que intentamos con esto es que el empresario sepa que si él tomó la decisión de no darle más trabajo a la gente por lo menos que cumpla con sus obligaciones. Creemos que el personal seguramente conseguirá trabajo porque acredita experiencia pero también sabemos que hay varios que no tienen empleo y que por esta causa necesitan un ingreso”, reveló el dirigente.

Por su parte ayer los dirigentes del gremio entablaron conversaciones con el bloque de concejales del Justicialismo y del Frente para la Victoria. Los ediles mostraron su predisposición para trabajar mancomunadamente con el sindicato.

En cuanto a la situación del personal el dirigente gremial indicó que algunas personas que desarrollaban sus labores en la firma en cuestión han sido reubicadas.

Los referentes del sindicato no descartan la posibilidad de volver al sitio, durante la semana, donde funcionaba el taller de costura a fin de seguir haciendo las solicitudes pertinentes. En torno a esta cuestión Benavídez expresó: “El caso que estamos tratando nos da mucha impotencia porque sabemos que el empresario al cual estamos interrogando tuvo años de buen rendimiento económico por eso queremos que le pague a los empleados que actualmente se hallan en una situación desesperante. Además creemos que lo que este empresario hizo con los empleados es una estafa ya que no está cumpliendo con sus obligaciones”.

Condiciones actuales

Actualmente el sector, tanto a nivel local como regional, no presenta un panorama generalizado sino situaciones disímiles. En este sentido Benavídez manifestó que hay varias empresas, alrededor de diez, que están efectuando reducciones horarias, adelanto de vacaciones y otras medidas que morigeran el impacto de la crisis financiera mundial. No obstante el dirigente explicó que hay numerosas firmas, alrededor de noventa, que tienen mucho trabajo. Esto se mide de acuerdo con las marcas para las que los talleristas trabajen. “La situación nos preocupa ya que sabemos que hay trescientos trabajadores que ven reducidos sus ingresos mensuales”, informó Benavídez.

Desde el Sutiv se exhorta a los empresarios a que sean responsables como dadores de trabajo, especialmente, en esta época. De igual modo los responsables del sindicato mantienen permanentemente reuniones con el Ministerio de Trabajo provincial y de la Nación.

Con relación a las perspectivas el secretario manifestó: “Nosotros siempre auguramos lo mejor, uno representa a cientos de trabajadores que pretendemos mantener en buenas condiciones laborales. Queremos que al país le vaya bien para que puedan desarrollarse no sólo este rubro sino todos los sectores. Sabemos que estamos inmersos en una realidad económica bastante complicada. Pero frente a esta situación estamos trabajando mucho a nivel local y nacional”.

En lo concerniente al sector empresario el dirigente aclaró que la mayoría son personas serias que cumplen con lo demandado por la ley y que piensan en las personas que allí trabajan ya que cuesta mucho el formar la mano de obra calificada. “Yo creo que hay una reflexión de parte de los responsables de los talleres para afrontar esta crisis y tratar de no desprenderse de su gente. Esperamos que la situación se revierta para que los trabajadores puedan desempeñarse con normalidad”, concluyó Benavídez.

Comentá la nota