Trabajadores de Desarrollo Social pernoctaron en el Ministerio

Una tensa jornada se vivió ayer entre los trabajadores de diferentes áreas del Ministerio de Desarrollo Social y una decena de efectivos de la Unidad Especial de la Policía (UESPO), cuando un grupo de alrededor de 40 empleados de esa cartera ingresó por la mañana a las oficinas centrales ubicadas sobre las calles Anaya y Planas para reiterar su pedido de recomposición salarial y pase a planta permanente.
Cerca del mediodía, los manifestantes se percataron de la presencia de una decena de efectivos policiales en el interior del edificio, por lo que un sector decidió permanecer dentro de las instalaciones y otra columna afuera, presionando por una reunión urgente con el ministro César Pérez.

Por la tarde, luego de una asamblea los trabajadores convinieron quedarse a pernoctar en el lugar con la promesa de que hoy a las 11 serían recibidos por Pérez para retomar las negociaciones. Aunque desconfían de la propuesta aclararon que están dispuestos a dialogar y a mantenerse pacíficamente en la sede de Desarrollo Social, donde instalaron una carpa.

Los empleados cumplen desde hace un mes y medio con un plan de lucha, en el que se incluyen paros por 48 horas a la semana, exigiendo, además de mejoras laborales, la efectivización de un convenio firmado por el ministro Pérez a fines del año pasado por el cual se otorgaba un aumento de 400 pesos para los agentes de planta permanente, trabajadores precarizados y contratados.

"A los únicos que se les está pagando el incremento es a los de planta permanente que hacen sólo al 50 por ciento del personal del Ministerio. Pero alcanzaron a depositarles abril y mayo y después también se les sacó", explicó el delegado de ATE en el área de Libertad Asistida, Juan Lombardo.

Comentá la nota