Los trabajadores de Concepción del Uruguay tomaron durante cinco horas la sede del municipio

Unos 400 obreros empleados comunales mantuvieron la protesta en reclamo de aumento de salarios y otros aspectos y recién depusieron su actitud luego de conseguir un compromiso de reunirse con el intendente Bisogni.
A las 17 concluyó la toma pacífica de la Municipalidad de Concepción del Uruguay, que había sido decidido al mediodía por una nutrida asamblea de trabajadores comunales. Un acta firmada con concejales destrabó el conflicto y ahora esperan dialogar directamente con el intendente Marcelo Bisogni (PJ), que hasta ahora no ha dado señales al reclamo. No obstante, el paro y la movilización continúan y el titular del sindicato, Mario Barberán, tuvo chispazos con el secretario de Gobierno, Luis Carrozzo.

Los trabajadores nucleados en la Asociación de Obreros y Empleados Municipales (AOEM) uruguayenses entraron en conflicto luego de que los funcionarios del Departamento Ejecutivo Municipal, conducido por el intendente Marcelo Bisogni, se aumentaran el sueldo de manera poco clara –fue necesario que lo difundiera un medio local como investigación periodística–, mientras se les adeuda a los empleados el aumento en las asignaciones familiares de dos meses.

Este miércoles se realizó la segunda jornada de protesta con una olla popular, una movilización y la instalación de una carpa. Unas 400 personas cortaron las calles céntricas San Martín y Moreno, y en asamblea al mediodía, decidieron ingresar al edificio municipal, concretando “una toma pacífica”, según explicó Barberán.

El dirigente de la AOEM precisó que “se garantizó el ingreso y la salida del público o de los empleados, y quienes estaban trabajando siguieron haciéndolo, fue todo en calma”. Sin embargo, hubo roces entre el propio Barberán y el principal funcionario político del municipio porque “Carrozzo, fiel a su estilo, llamó a la Policía”.

El edificio del Centro Cívico permaneció tomado hasta las 17, en que tras una serie de reuniones con concejales de distintas bancadas, se firmó un acta, a la espera de que este jueves el intendente reciba, al fin, a los municipales para iniciar el demorado diálogo. Al mediodía fue el primer intento, de la mano de los ediles Hugo Vargas (PJ) y Norma Ducret (UCR) y tras varias reuniones, los empleados aceptaron concluir la toma, con un acta firmada que se elevó al Departamento Ejecutivo Municipal.

De todas maneras el conflicto continúa: “Sólo queremos una respuesta a lo que venimos pidiendo desde agosto. Esperamos respuesta para mañana (jueves), lo mínimo que esperamos es el diálogo con el intendente. Seguimos cuestionando la Ordenanza Número 8.506 que posibilitó este aumento de las remuneraciones de los funcionarios. Estamos esperando una mesa de diálogo urgente, con respuestas a los 20 puntos que vienen desde agosto, entre otros aspectos la no actualización de nuestros sueldos mientras ellos se los aumentan. Además, nuestros abogados están viendo qué acciones corresponden, como por ejemplo pedir que se declare la lesividad de los aumentos y que devuelvan lo que ya cobraron”, anunció Barberán.

Comentá la nota