"Los trabajadores en el Chaco siguen explotados y abandonados"

En un documento el Sindicato de Prensa del Chaco insiste con su denuncia sobre la situación de los trabajadores de prensa en la provincia porque "siguen explotados y abandonados" reafirma el gremio con la firma de su secretario general Orlando Núñez y de su secretario adjunto Sergio Omar Schneider.
Además hace un llamado a los empresarios y al Estado chaqueño para que den una respuesta definitiva a este grave y viejo problema.

La entidad sindical señala: "La situación de los trabajadores de prensa en la provincia del Chaco no sólo sigue sin modificaciones, sino que hasta tiende a volverse todavía más vergonzosa. Al estado de explotación y "negreo" en la mayoría de los medios de comunicación, ahora un sector del empresariado sin responsabilidad social, pretende también sumarle la desprotección sanitaria y la inviabilidad del acceso a una jubilación en el futuro. Nada ha cambiado a pesar de las promesas del Gobierno, y tampoco nada nuevo ha sucedido con la cartera laboral y su poder de policía del trabajo. Tampoco hemos visto actuar en estos medios a la Administración Federal de Ingresos Públicos; ni hemos obtenido respuesta de la Justicia Federal adonde van a parar nuestras demandas ante la retención indebida de aportes y contribuciones de algunas empresas. ¿Y el insistente discurso fiscal contra el trabajo en negro y la evasión?"

"La sensación que genera todo esto mezcla frustración e indignación, ya que la ilegalidad reina en la prensa chaqueña, con sus honrosas excepciones, sin que a ninguna autoridad se le mueva un pelo. Por si faltara algo, y como denunciáramos recientemente, en el Superior Tribunal hay un dictamen de la Procuración que sugiere establecer que los periodistas que trabajan en negro no pueden reclamar indemnización cuando, además de ser explotados, terminan siendo despedidos por los empresarios que los esclavizaron.

Eso, como siempre, en un contexto de amplia vigencia de la práctica de pagar sumas sustancialmente inferiores a las consignadas en los recibos de sueldos, condiciones inaceptables, encuadramientos sindicales ilegales, jornadas laborales de extensión arbitraria y paulatina destrucción de la obra social, que en algunos casos por las maniobras empresarias debe dar cobertura integral por aportes de 40 pesos mensuales o menos.

¿Cuál es la idea que tienen en mente las autoridades de los tres poderes del Estado?¿Y los organismos de contralor, no ven que es ilegal pagar pauta publicitaria a medios que no están al día con la legislación laboral, como lo establece normativa provincial?

Las responsabilidades

Desde hace más de una década dijimos que ejercer el periodismo en el Chaco es una actividad de alto riesgo. Y lo sigue siendo. Así lo confirman la desprotección y el abandono en que nos encontramos quienes abrazamos esta profesión en la provincia.

Pero en esto queremos ser más que claros. La primera responsabilidad es de ese sector empresarial que es el que violenta toda norma legal tanto en gráfica como en radio, televisión, portales de internet y otros medios de comunicación. Hablamos de las leyes 12.908 Estatuto del Periodista Profesional, 12.921 Estatuto del Empleado Administrativo de Empresas Periodísticas, Convenios Colectivos de Trabajo 189/75 y 173/75, Comisión Paritaria Permanente en la Agencia Territorial Chaco del Ministerio de Trabajo de la Nación y las leyes provinciales 6082, 5.238 y 5.239.

Luego está la competencia del Estado chaqueño, que tolera esa inmensa ilegalidad. A esto no escapan los municipios, como el de Resistencia, que con sus propias pautas publicitarias mantienen una relación carnal con medios que explotan a sus trabajadores; la Legislatura provincial y su máquina de promesas al viento mientras también financia a medios que no están en regla; y por supuesto la Justicia chaqueña, que cubre este escenario con un generoso manto y se apresta a dictar un fallo que, como dijimos antes, puede ser la legitimación que le faltaba a la peor de las explotaciones.

En este marco, hoy, numerosos medios de comunicación están preocupados por la pauta de publicidad del Estado, restringida por la crisis financiera. Desde la entidad sindical advertimos: que no se utilice como rehenes a los trabajadores de prensa para una coacción al Gobierno provincial a fin de negociar de la mejor manera los fondos públicos, con el argumento de que en caso de interrumpírseles o menguárseles la bendición oficial se perderán puestos de trabajo.

Los medios, especialmente la radio y la televisión, son los que menos trabajadores registrados tienen y encima con salarios de hambre que en algunos casos apenas llegan al 20 por ciento del Salario Mínimo, Vital y Móvil. O sea, no tienen cargas laborales, así que ¿de qué fuentes de trabajo hablan?

Ante este marco, el Sindicato de Prensa de la provincia del Chaco insta al empresariado a desistir de la ilegalidad y las prácticas clandestinas, dejar de depositar todo el riesgo empresario en el Estado y en los trabajadores, ponerse los pantalones largos, dejar de comportarse como mercaderes fenicios y asumir responsablemente la regularización de sus trabajadores. Es un camino que debe iniciarse de inmediato y de manera concreta: por ejemplo, cancelando las deudas por aportes y contribuciones tanto de obra social como previsional, que ponen en serio peligro nada menos que la atención de la salud de los trabajadores y sus familias.

El compromiso que falta

La única salida pasa por las partes involucradas en nuestro tema: las empresas, los trabajadores y por supuesto el Estado. Hace más de diez años venimos reclamando lo que corresponde. Los periodistas y empleados administrativos de las empresas periodísticas merecemos una respuesta definitiva a este grave y viejo problema.

La sociedad chaqueña merece hombres y mujeres del periodismo con compromiso comunitario por la Libertad de Expresión y el Derecho Social a la Información, indispensables para consolidar una democracia real.

Hoy, los trabajadores de prensa nos sentimos excluidos y postergados, pero fundamentalmente abandonados. Las empresas y el Estado en su conjunto tienen ahora la palabra".

Comentá la nota