Trabajadores cesanteados de Shonko reclaman reincorporación.

Tenían previsto una reunión con la subsecretaria de Trabajo pero fracasó por conflictos entre los trabajadores autoconvocados y los representantes de UTHGRA. Dicen que la mayoría se dedicaban a limpieza. Hoy cortarán la intersección de calles Santa Fe y Moreno.
Los trabajadores cesanteados por la empresa Shonko S.A., luego de que el Gobierno provincial diera de baja el contrato que mantenía con la firma, no pudieron concretar ayer la reunión que tenían prevista con la subsecretaria de Trabajo, Laura Vischi, debido al conflicto interno entre los operarios despedidos y los representantes de Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA).

El conflicto se suscitó cuando el Ministerio de Educación no renovó el contrato que mantenía con la empresa, motivo por el cual Shonko cesanteó cerca de 700 de trabajadores que se desempeñaban allí, realizando tareas de limpieza y preparación de alimentos para 48 escuelas de la capital.

Si bien en principio UTHGRA se puso al frente de la protesta, uno de los delegados de mayor peso entre los despedidos dijo que “no los representan”.

“Nunca se preocuparon por las condiciones en que estábamos trabajando y ahora aparecen. Somos trabajadores autoconvocados y la mayoría de los que estamos manifestándonos, somos personal de limpieza, no gastronómicos”, expresó Raúl Acosta, uno de los líderes.

“Hubo una escaramuza entre nuestros compañeros y los representantes de UTHGRA, por eso se cayó la reunión con la subsecretaria”, manifestó el trabajador cesanteado.

En tanto, la desafección de Shonko a las tareas en las escuelas se debió a una cuestión de fondos, según explicó el gobernador Arturo Colombi, luego de su discurso en la Legislatura, tras inaugurar el periodo de sesiones ordinarias del Senado y de Diputados.

La realidad financiera vigente obligó al Gobierno provincial a efectuar adaptaciones presupuestarias, como la rescisión parcial del contrato con la empresa privada que brindaba servicios de limpieza y alimentos en escuelas capitalinas, desde el año 2005. Los trabajadores que no siguen peleando por la continuidad laboral, se manifestaron ayer ante el Ministerio de Educación, para peticionar una solución, plegándose a la movilización que realizaron los docentes (Ver página 3).

“Nos manifestamos frente a la cartera porque fue la Ministra la que informó la decisión del Gobierno”, dijo un trabajador de Shonko que hace 19 años presta servicios, y que no se vio afectado por los despidos pero que estaba movilizado en apoyo a sus compañeros. “Los empleados quieren continuidad laboral y nada más”, afirmó.

El Gobernador explicó las razones que motivaron la desvinculación parcial de la empresa diciendo que se trataba de corregir la inequidad existente entre las escuelas provinciales -sólo 48 establecimientos de Capital recibían un servicio- y ahorrar 28 millones de pesos para garantizar el pago de salarios docentes.

“El personal no recibió aviso alguno de la empresa, lo única información fue la del día viernes cuando la ministra de Educación (Virginia Almará) comunicó que se cortaban los servicios, a partir del 28 de febrero, de alimentación en el nivel EGB3 y de limpieza de todas las escuelas”, explicó.

La empresa se declaró en crisis para resguardar a los empleados

La subsecretaria de Trabajo provincial, Laura Vischi, confirmó que Shonko S.A., empresa concesionaria del servicio de alimentación y limpieza en las escuelas de la Provincia, pidió inscribirse en el protocolo de crisis y de esta manera evitar el despido de trabajadores. En ese sentido la funcionaria aclaró que “aún no se registraron despidos o suspensiones de empleados”.

La funcionaria provincial señaló que aseguró que “hasta el momento no se produjeron cesantías o suspensiones” y que el pasado viernes los trabajadores junto a sus representantes gremiales y la misma empresa, pidieron iniciar un procedimiento de crisis”.

Vischi puntualizó además el control al que deberá entrar la empresa para poder obtener los subsidios desde el Gobierno nacional, “en el caso de las tareas de limpieza sabemos que en Corrientes se atienden a 48 escuelas, con lo que 30 o 35 personas pueden cumplir tranquilamente con esa tarea”.

El denominado procedimiento de crisis se trata de una serie de medidas que apuntan a evitar despidos en firmas privadas, para ello las empresas junto a las delegaciones provinciales de Trabajo, deben completar una serie de requisitos y pedir subsidios al Gobierno nacional. “El expediente quedó iniciado el pasado viernes con lo que se empieza a transitar un camino que terminará con la decisión del Ministerio de Trabajo nacional, de enviar o no, la ayuda para la firma”, explicó Vischi.

Comentá la nota