Los trabajadores de la AVAN volvieron a producir en cooperativa

Retomaron la actividad de la planta de autopartes. De todos modos, el riesgo de ser desalojados del establecimiento sigue latente. Esperan el reconocimiento por parte del gobierno bonaerense.
A la espera de una resolución de la Legislatura bonaerense que les dé finalmente la tranquilidad de poder trabajar en paz, los integrantes de la cooperativa La Nueva AVAN volvieron el pasado martes a producir extremos de dirección para diferentes marcas y modelos de automóviles.

Si bien el veto del gobernador Daniel Scioli a la ley que los autorizaba a desarrollar la actividad hizo reavivar el riesgo del desalojo, las ganas de volver a sentirse útiles mediante el trabajo de sus manos y la necesidad de devolverles a sus familias una fuente de sustento pudieron más.

Es por eso que, a partir de pedidos realizados por algunos distribuidores de repuestos de la zona, o tan sólo para hacerse de stock de algunas piezas antes de salir a ofrecerlas en el mercado, los trabajadores pusieron en marcha algunas de las máquinas que permanecían inactivas desde hace meses.

"No tenemos turnos, empezamos a las 7 de la mañana y nos quedamos hasta las 7 de la tarde más o menos. Ahora estamos fabricando extremos de dirección para auto de la marca Peugeot, pero podemos producir para diferentes marcas, tenemos alrededor de 500 artículos diferentes para producir", contó uno de los miembros de la cooperativa mientras empaquetaba un repuesto ya terminado.

Peligro de desalojo

A pesar de la buena noticia de la vuelta al trabajo en la planta de la AVAN, días atrás la abogada que representa a los trabajadores, Vanesa Castro Borda, advirtió que el riesgo de desalojo judicial de la planta existe.

La letrada aseguró que, tras el veto del gobernador Daniel Scioli al proyecto de expropiación, podría avanzar el juicio de desalojo que los empresarios iniciaron en San Isidro. De todos modos, remarcó que, por el estado parlamentario del expediente, no cree que la medida prospere.

Por su parte, el senador que impulsó el proyecto, José Manuel Molina, aseguró que ningún juez podría ordenar un desalojo cuando el expediente fue aprobado por las dos cámaras legislativas y debe volver a ser tratado por ellas.

En tanto, los trabajadores se mostraron confiados en que tienen garantizada la permanencia en el predio hasta mediados del mes próximo. Sin embargo, la representante legal explicó que la jueza que entiende en la causa no dio plazos a la espera de la resolución de la Legislatura.

Además, la abogada aseguró que la magistrada remarcó que no hay impedimento para que los trabajadores puedan llevar a cabo su proyecto, lo que cree es una señal de vida a la creación de la cooperativa.

Al mismo tiempo, Castro Borda dijo que el gobernador vetó la ordenanza por una cuestión presupuestaria y aseguró que "era de esperar". Pero dijo que confía que las cámaras volverán a aprobar la medida que entregará a los obreros la planta.

La expropiación de la AVAN fue impulsada por el senador Molina que consiguió la aprobación de sus pares de la Cámara Alta apenas, y dos semanas después obtuvo el visto bueno de los diputados. Pero el proyecto fue vetado por el gobernador Scioli.

Versiones

Sobre el veto de Scioli a la expropiación de AVAN hay varias versiones. Una la vincula a un poderoso personaje del Gobierno nacional que tendría vínculos con los empresarios. Molina, sin embargo, aseguró que existió un error administrativo con una letra en la identificación de las parcelas ocupadas por el predio. En tanto la abogada de los trabajadores aseguró que el gobernador lo hizo por una cuestión presupuestaria ya que el déficit de las arcas provinciales no le permitiría indemnizar a los empresarios que compraron las tierras.

Comentá la nota