El MTC trabaja en la construcción de viviendas

Luego de innumerables gestiones ante el poder político nacional y municipal, el Movimiento de Trabajadores Comunitarios se encuentra abocado al armado del obrador. En una primera etapa se construirán 16 viviendas.
Cuando se trata de hacer valer los derechos, aunque sea uno elemental como el acceso a una vivienda digna, la tarea nunca resulta sencilla. Por lo general, esos derechos se alcanzan si existe un proceso de organización que incluya reclamo y trabajo en partes iguales.

Así lo experimentaron los integrantes del Movimiento de Trabajadores Comunitarios (MTC) cuando en 2004 decidieron, junto a distintas familias, ocupar un predio en el barrio Villa del Parque. Desde esa acción a la actualidad pasaron varias cosas. En primer lugar la necesidad inmediata de resistir los intentos de desalojo y las amenazas. Después llegó el tiempo de regularizar los terrenos, como intento de mitigar los innumerables problemas habitacionales del lugar.

De esa manera se asentaron las primeras familias que, con suma precariedad, lograron acceder al techo propio. Una nueva etapa se inició para la organización social a partir del acuerdo alcanzado en 2007 para la implementación del Programa Federal de Emergencia Habitacional, financiado por el Ministerio de Infraestructura de Nación. Todavía faltaba más: durante el año siguiente, las gestiones para lograr destrabar los fondos resultaron infructuosas.

Los integrantes del MTC mantuvieron incontables reuniones, tanto con funcionarios nacionales como municipales, que parecían no arribar a un buen final. Sin embargo, ni las familias y ni los militantes de la organización bajaron los brazos.

A mediados de este año, la lucha y la insistencia comenzaron a transformar las adversidades gubernamentales. Semanas atrás, finalmente se destrabó la situación y se alcanzó el acuerdo para iniciar la construcción, ahora bajo el paraguas del rebautizado Plan de Fortalecimiento Comunitario del Hábitat.

En total se construirán 42 viviendas. Los trabajos se dividirán en tres etapas, con un plazo estimado de seis meses cada una.

En el primer tramo se levantarán 16 inmuebles mediante el trabajo de cuatro cooperativas conformadas por vecinos del barrio que, de esta manera, podrán acceder a un trabajo mientras dure la obra. Por estos días, las tareas están enfocadas en el armado del obrador, un espacio que una vez terminado el plan será destinado a tareas comunitarias.

ORGANIZACIÓN

Guadalupe, integrante del MTC, recordó a EL CIVISMO que "la toma de estas tierras fueron en 2004 y que desde ahí empezamos a soñar con vivir un poco mejor. En 2007 firmamos para hacer este programa y durante el 2008 todo quedó en la nada, pero a pesar del bajón que nos produjo eso nunca la dejamos de luchar".

La elección de las 16 familias que accederán al primer grupo de viviendas fue acordada en diferentes reuniones barriales. El criterio entre los asistentes a esos encuentros fue el de contemplar a las personas que tenían mayores necesidades de contar con casa propia.

También como parte de esa organización comunitaria, se determinó rediseñar los planos originales confeccionados por Nación, que resultan estándar y no contemplan las características de la zona donde se desarrolla el programa.

Por esta razón, y con la ayuda de arquitectos cercanos al Frente Popular Darío Santillán del que forma parte el MTC, se concretaron diferentes modificaciones.

"Se cambió el diseño teniendo en cuenta el lugar, cómo son los lotes, cómo viven las familias y cómo pueden usar mejor la casa. En un diseño cerrado eso no es posible. Esto incluyó, por ejemplo, evitar que una casa esté pegada a otra (en espejo), y que se contemple si ya existe una construcción en el lugar", explicó Rocío, otra joven que en la tarde del miércoles trabajaba en el futuro obrador.

Las casas tendrán 42 metros cuadrados, divididos en dos habitaciones, una cocina-comedor, un baño y una galería. Su diseño permitirá, además, futuras ampliaciones.

"Estamos muy contentos. Para nosotros fue una lucha muy intensa. No hay que bajar los brazos. Se viene una etapa de muchísimo trabajo. Esto nos demuestra que organizados podemos conseguir cosas que solos no. Primero nos organizamos para conseguir los lotes y regularizarlos y después para conseguir mejores condiciones de vida", sintetizó Guadalupe.

Comentá la nota