La EPE trabaja en las consecuencias del temporal

Ramas y postes caídos, baja tensión y falta de energía en algunos barrios fueron algunas de las postales que dejó la tormenta del sábado. En nuestra capital cayeron alrededor de 54 milímetros que, acompañados por las intensas ráfagas de viento, dejaron un tendal de destrozos. La EPE y el Municipio prestan los servicios tendientes a normalizar la cotidianeidad.
Después de las intensas ráfagas de viento y la cortina de agua que durante varias horas se abatió sobre la zona litoraleña, la capital aún sufre las consecuencias. En nuestra ciudad sólo se registraron unos 54 milímetros de lluvia que bastaron para anegar algunos lugares del ejido urbano que se inundan cada vez que se registran precipitaciones.

Sin embargo, los mayores inconvenientes fueron provocados por los fuertes vientos. Árboles y postes sobre el asfalto y cables tendidos sobre las veredas formaron parte del panorama que se observó el domingo a la mañana.

Hoy, varias horas después del fenómeno, desde la Empresa Provincial de la Energía informaron que continúan con tareas de servicio para restituir el suministro a los lugares que aún no lo tienen.

Para ello, el personal disponible de la EPE fue convocado a desempeñar tareas tendientes a solucionar los inconvenientes denunciados por los vecinos. Según se indicó, sumando las ciudades de Santa Fe, Santo Tomé y los distritos costeros se registraron entre 10 y 15 distribuidores de electricidad fuera de servicio.

El director del área de Gestión de Riesgos de la Municipalidad, Agrim. Eduardo Aguirre Madariaga, se mostró complacido de la labor desempeñada por el sistema de desagüe que, según dijo, "trabajó muy bien". De este modo se manifestó satisfecho por el cumplimiento del protocolo base diseñado para estos casos. No obstante mencionó que "de acá a abril vamos a trabajar en forma intensiva", teniendo en cuenta la advertencia de los pronósticos que informan sobre la normalización de las precipitaciones para esos meses.

En el mismo sentido, el funcionario señaló que las grandes complicaciones se registraron por el fuerte viento que arrastró ramas y basura a las bocas de tormenta pero, pese a ello, "el sistema de bombeo funcionó perfectamente", incluso con una interrupción de unos 20 minutos del suministro eléctrico que no causó problemas gracias a que la Empresa Provincial de la Energía "actuó de acuerdo al protocolo y le dio prioridad al sistema de bombeo".

Del mismo modo acotó que algunos vecinos de barrio Barranquitas padecieron el ingreso de agua en sus domicilios pero "todos los inconvenientes fueron transitorios". Además comunicó que "de no haber sido por el viento intenso que tuvimos, la tormenta de agua hubiera pasado desapercibida". No obstante, Aguirre confirmó que las tareas de remoción de árboles postes caídos aún continúan y se espera que se sucedan hasta la jornada de mañana.

Finalmente volvió a señalar la labor de los agentes municipales y de Defensa Civil que actuaron coordinadamente junto con la EPE. "Desde el primer momento, al estar alerta, hemos respondido y seguimos mejorando con una organización estructurada para responder ante este tipo de emergencias".

Comentá la nota