Así trabaja "la ambulancia" en la Primera

Así trabaja

En el FpV y en Cambiemos se trabaja con los dirigentes que perdieron las internas para contenerlos y así preservar los votos que los acompañaron. Sobre quiénes deben intervenir. En el oficialismo hay intendentes que no apoyaron a Aníbal Fernández y están preocupados.

Barones out

Raúl Othacehé (Merlo) y Mariano West (Moreno) se muestran distantes de quienes les ganaron en las PASO, pero entre ambos juntan más de 90.000 votos. Estuvieron con Julián Domínguez en la interna bonaerense, y se espera que la contención la realice Scioli, quien ya se reunió con West. Este afirmó que “todo el peronismo estará unido”, pero su vencedor, Walter Festa, dice que no hubo acercamiento y lo acusa de jugar con la oposición. Othacehé está enojado y el encargado de calmarlo es Alejandro Granados. Al diputado de Merlo Alfredo Antonuccio se le vence el mandato, y quedará huérfano de padrino político en el Senado Alejandro Urdampilleta (alineado con Othacehé y Randazzo).

Sin victoria pero con voto

Algunos perdedores en las internas su-maron sufragios que el oficialismo no puede dejar escapar. Hernán Letcher y Alejandro Phatouros (San Martín); Juan Carlos Denuchi y Mario Verdún (José C. Paz); Carlos Tapia, Bruno Braschetti y Alfonso Coll Areco (San Miguel) se paran sobre 104.000 votos en total. Lo que a priori aparece más fácil de alinear es San Miguel detrás de la candidatura a intendente de Franco La Porta. En San Fernando, los vencidos Gustavo Aguilera, Gerardo Amieiro y Gastón D’Aquino lograron 15.600 votos. Además quedarán 18.000 sufragios del derrotado en Pilar, sea el alcalde Zúccaro o el sciolista Molina (está a resolución de la Justicia).

Intendentes en terapia

El FpV debe hacer esfuerzos por retener municipios como Tres de Febrero, Campana e Ituzaingó. En el primero no hay divisiones internas, pero alguien deberá cobijar a Hugo Curto y una enorme estructura distribuida en la Provincia (caso similar al de Othacehé). Tanto Curto como Stella Giroldi (Campana) jugaron con Domínguez y ahora deberán ligarse

a Fernández por mutua necesidad. En Ituzaingó, Descalzo tendrá dificultades para recolectar los 13.500 votos de Daniel Larrache (Nuevo Encuentro). El responsable de asegurar eso, que a él también le sirve, es el candidato a vicegobernador Martín Sabbatella.

Operación delicada

El PJ y Nuevo Encuentro, a nivel macroestructura deberán convencer a Pablo Navarro y Hernán Solito (en total cosecharon más de 26.000 voluntades) de que acompañen a nivel local a Hernán Sbabattella, no sólo para retener el distrito sino también para evitar fuga de sufragios a las nóminas nacionales y provinciales. Allí el voto sabbatellista no es sciolista, y viceversa. La empresa es complicada.

Píldoras chicas y necesarias

Los radicales Axel Cantlón (Campana), Javier Olivera (Marcos Paz) y Javier Valdemarín (Tigre) fueron derrotados por dirigentes del PRO en las PASO, y aunque sólo signifiquen unos 10.000 votos en total, Cambiemos no está en condiciones de perderlos. En tanto, los tres relegados en la interna de Morón sumaron 4.200 sufragios. Aunque parezcan irrisorios, los casi 2.000 votos de Marcelo Locatti y Ernesto Arienzo en Tres de Febrero no se les pueden fugar a Diego Valenzuela en su intención de arrebatarle el mando a Hugo Curto.

Todos juntos por el municipio

Los radicales Lucas Fal (Mercedes), Alejandro Federico (Suipacha) y Carlos de Lamadrid (Navarro) se impusieron en la interna de Cambiemos. Tendrán todo el apoyo del PRO para ganar las intendencias (los dos primeros con muchas chances) y, a la vez, recibir como contribución el cuidado de los votos de Macri, que mandará a los perdedores de su riñón a acompañarlos.

Cirugía demasiado fina

Mucho se habla de un arreglo bajo cuerda con Sergio Massa que permita a ambos frentes ganar intendencias y retener otras, como San Miguel o Malvinas Argentinas (massistas). Si Macri juega a menos a sus candidatos se complicaría que sume votos él, y habría que asistir a un histórico corte de boleta. No quita que los propios alcaldes del FR repartan soterradamente la presidencial de Macri, que es el negocio buscado por el PRO.

Negociación equitativa

El macrista Guillermo Montenegro sacó 28.000 votos, que Macri, por conveniencia propia, deberá buscar que acompañen a nivel local al ganador de la interna, Gustavo Posse, quien a la vez debe garantizar otra holgada vioctoria de Macri en la presidencial.

Coment� la nota