Touriñan propone que los diputados que no trabajen pierdan sus bancas

El proyecto de reforma durmió casi un año pero ya tiene dictamen favorable con el apoyo del Partido Justicialista y Proyección Vecinal del Chubut. Se trata del nuevo reglamento interno de la Legislatura, elaborado por el jefe del bloque oficialista, Javier Touriñán
El cambio más fuerte está en el artículo 12 de su capítulo 2, titulado “De los Diputados”, que advierte que los legisladores provinciales “que estuvieren ausentes sin justificación o permiso de la Legislatura en más del 25 por ciento de las sesiones plenarias y/o reuniones de las comisiones que integren en un año calendario pierden de pleno derecho el mandato conferido de conformidad con lo normado en el artículo 129 de la Constitución Provincial”. O sea que si los legisladores faltan, dejan de serlo.

Para esto se creará una Nómina de Asistencia según la cual, “abierta la sesión, la Secretaría Legislativa deberá registrar la nómina de los diputados presentes y ausentes indicando, con relación a estos últimos, cuáles se encuentran ausentes con y sin aviso, comunicándoselo a la Presidencia”. Además, si no se obtiene quórum, “inmediatamente deberá comunicarse esta nómina a la Presidencia de la Legislatura”.

Para que haya sesiones especiales se agregan requisitos. Es que según el renovado artículo 18, “serán convocadas por el Presidente de la Legislatura a solicitud de no menos de la mitad de los integrantes de la Cámara”. El pedido deberá ser escrito explicando el motivo de la solicitud. Y el Presidente fijará día y hora para realizarla. “La citación se hará por lo menos con 72 horas de anticipación a la fecha fijada para la sesión”.

Si en el debate un diputado pide una sesión especial y lo apoya la tercera parte de los presentes, “la moción será puesta a votación por el Presidente sin más discusión”. Si el pedido es aprobado por la mayoría simple de votos, la Legislatura fijará día y hora para la sesión y se supondrá que los presentes ya están notificados. Como sea, el artículo 20 advierte que en las sesiones especiales “sólo podrán tratarse los temas que dieron lugar a la convocatoria, salvo la decisión de incluir otro, avalada por el voto afirmativo de la mayoría absoluta de la Cámara”. A modo de detalle, el proyecto de Touriñán agrega que además de la bandera nacional, también habrá una enseña provincial izada en cada sesión.

Respecto a las funciones del Presidente (hoy Mario Vargas) agrega –a diferencia del reglamento actual- que quien sea cabeza de Cámara tendrá la atribución de “administrar los fondos fijados por la Ley de Presupuesto para el Poder Legislativo”. Desaparece el inciso 13: “Suscribir conjuntamente con el Secretario Habilitado los libramientos destinados a pagos por gastos del Poder”. Este tema es agregado por Touriñán como nueva función del Secretario Habilitado en el remozado artículo 47: “Suscribir conjuntamente con el Jefe Contable y Tesorero las órdenes de pago libradas para la atención de gastos del Poder Legislativo. En caso de ausencia del mismo, será reemplazado por el Secretario Legislativo”.

Más novedades

El nuevo reglamento incluye un capítulo entero dedicado a la Comisión de Labor Parlamentaria. Aunque sus decisiones “se adoptarán preferentemente por consenso”, si no se alcanza decidirá el bloque mayoritario, es decir el justicialista en todos los casos. Esta comisión debe reunirse una vez por semana y tendrá mucho poder, ya que planificará cómo será cada sesión y el funcionamiento parlamentario de la Legislatura.

Actualmente, las comisiones deben reunirse al menos una vez por semana. Pero de acuerdo al proyecto, en 2009 esta frecuencia bajará a un mínimo de dos veces por mes.

Curiosamente – o no- desaparece el apartado “Dictamen en minoría”: “Si las opiniones de los miembros de una Comisión se encontrasen divididas, las minorías tendrán el derecho a presentar a la Cámara su despacho y sostenerlo en la discusión”.

De acuerdo a Touriñán, los pedidos de informe al Poder Ejecutivo deben ser en forma de Proyecto de Resolución, “indicando expresamente el plazo dentro del cual éste debe contestar obligatoriamente”. Los proyectos de todo tipo deberán incluir un soporte magnético y publicarse en la página web de la Legislatura.

La iniciativa del legislador comodorense agrega la chance de pedir dos mociones de orden en las sesiones: para que “se cierre el debate sin lista de oradores” y “con lista de oradores”. Pero para ser aprobadas, ambas también necesitan mayoría absoluta de votos.

Habrá cambios en el orden de la sesión. Antes de tratar el Orden del Día los diputados podrán hablar por una vez, no más de 3 minutos y sin interrupciones para “realizar las manifestaciones o pedidos que no encierren ninguna Resolución ni necesiten sanción de la Legislatura”. En este sentido, quizás el cambio más relevante es que la Hora de Preferencia se concretará después de que se agoten los temas del Orden del Día y no antes.

La reforma más criticada es aquella que obliga a que cuando un diputado quiera que un ministro o el gobernador den explicaciones en la Cámara, este pedido deba ser mediante un proyecto de Resolución que resolverá la Comisión respectiva. Como el PJ tiene mayoría en todas las comisiones, la oposición plantea que se trata de una traba para evitar explicaciones públicas de los funcionarios.

Comentá la nota