Torroba vuelve a denunciar discriminación del gobierno

El intendente comenzó el contacto quincenal con los periodistas refiriéndose al conflicto con un sector del personal municipal que, dijo, está superado tras llegarse a un acuerdo con respecto a los adicionales y su baja del 50 al 30 por ciento.
Invocó "razones económicas" para tomar esa determinación y que se llegó a un acuerdo con el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales, que levantará las medidas de fuerza, porque "entendió el contexto económico y social" en el que se desenvuelve la Municipalidad.

Mientras se trabaja en el organigrama funcional de la comuna, que estaría terminado antes de fin de año y que pondrá en vigencia la carrera administrativa tras 20 años de inacción con el concurso de cargos, el Ejecutivo dispuso pagar adicional por "riesgo físico" a 240 trabajadores.

Torroba, quien estuvo acompañado por el viceintendente Guillermo Di Liscia y funcionarios de su gabinete, destacó que desde su asunción, el 11 de septiembre del año pasado, se regularizó la situación salarial de 220 contratados y que el año próximo se pondrá en marcha un programa de becas universitarias para cerca de dos centenares de hijos de los municipales.

Insistió en que "no existían motivos para el reclamo" de los municipales y que detrás de la protesta podía estar la intención política del justicialismo para debilitar a las autoridades frepamistas.

El tema de los adicionales dejó de manifiesto "diferencias de estrategia" entre el intendente y Di Liscia, presidente del Concejo Deliberante. Ambos se encargaron de aclarar que sólo hubo "distintas apreciaciones" sobre cómo debía encararse la problemática y que cada poder (el Ejecutivo y el Deliberativo) lo resolvió en su ámbito.

"No siempre pensamos igual", expresó el jefe comunal, quien remarcó que es una coalición la que gobierna Santa Rosa.

Torroba se mostró cauteloso a la hora de anticipar los números del presupuesto para el año próximo. Dijo que están supeditados a los de Provincia y que la tarifaria 2010 podría tener algún aumento "módico"; además, anticipó la aplicación de un sistema automático de ajuste de tasas de acuerdo al costo de vida y a los aumentos salariales.

Reiteró la merma de los fondos que la comuna recibe de coparticipación provincial, que a fin de año será de 14 millones, y planteó que si el gobierno provincial le brindara a Santa Rosa el mismo apoyo económico que le da a General Pico, el ajuste del 120 por ciento de las tasas hubiera sido menor.

Pese a ese aumento, el registro de "buenos contribuyentes" pasó de nueve mil a 13 mil en menos de un año y los jubilados con "tarifa social" llegan al millar.

A un mes que los intendentes radicales solicitaran una audiencia con el mandatario provincial, el encuentro no tiene visos de concreción. Torroba demandó una "habitualidad" en la relación gobernador y jefes comunales.

En el repaso de los temas municipales, el intendente dio cuenta que antes de fin de mes estará definida la participación, o no, de la CPE en una empresa de economía mixta para el servicio de recolección de residuos domiciliarios, barrido y limpieza, que estaría conformada con un 51 por ciento de participación municipal y el restante en manos de la cooperativa.

Si las autoridades de la entidad solidaria no aceptan la propuesta, es idea de las autoridades comunales conformar un ente dedicado a esos servicios con un manejo administrativo propio.

Comentá la nota