Torres aclaró sobre la problemática de las deudas por canon de riego

Viedma.- El legislador de la Concertación, Adrián Torres aludió a lo ocurrido durante las últimas semanas donde un grupo de productores encontró soldaduras en sus compuertas de riego. Torres recordó que existe una ley que estableció la creación del régimen de regularización de deudas por canon de riego y drenaje para el agricultor familiar de la provincia, por eso recomendó a los productores afectados por la medida recurrir a la autoridad de aplicación.
En la propuesta parlamentaria de autoría de Torres se indica la necesidad de regularizar las distintas situaciones generadas por deudas de canon de riego que mantienen muchos productores y brindar una solución. Torres señaló "la propuesta pretende alcanzar a aquellos que realmente no pudieron oportunamente saldar las deudas a la vez que se permita desenmascarar a los que se suben a cualquier situación para no pagar, aún pudiendo hacerlo".

El legislador recordó que durante el 2006 tomó estado parlamentario el proyecto de Régimen de Regularización por el cual se precisaban las características del agricultor y de la chacra necesarias para ingresar a este Régimen. Este proyecto, luego de varias reuniones con los distintos actores, Consorcios y Mujeres en Lucha, se trató y aprobó.

Torres aseguró que resulta claro que es el Estado quién debe regular sobre este tema y que no puede dejarse librado al libre albedrío de los Consorcios a quién sí y a quién no se favorece con algún trato preferencial. Destacó que "asimismo, no se puede continuar con la oposición al cobro de las deudas por vía judicial y el impedimento de los remates, sin legislar a quién protegemos, por más que en cualquiera de los dos casos los actores pierdan protagonismo".

Recordó que la propuesta establece que para la inclusión de deudas por canon de riego y drenaje vencidas al 31 de diciembre de 2006 dentro del régimen creado por la esta ley, es necesario acreditar que la deuda a incluir corresponda a una única parcela, que no supere las diez hectáreas de superficie empadronada y productiva para la zona del Alto Valle o las treinta hectáreas empadronadas y productivas para los demás sistemas de riego y drenaje. En este último caso la autoridad de aplicación puede reducir reglamentariamente la superficie máxima de acceso al beneficio, conforme el tipo de producción que se desarrolle en cada caso. Debe constituir el único bien inmueble de propiedad del regante o su grupo conviviente. Encontrarse en producción, afectada a la explotación primaria que constituya la base del sustento familiar del regante. El área en explotación agrícola no puede ser inferior al cincuenta por ciento (50%) de su superficie total, debiendo acompañar a la solicitud de inclusión en el presente régimen, un proyecto para la puesta en producción de la totalidad de la parcela. Ser residencia permanente del agricultor familiar regante que solicite el beneficio. La Autoridad de Aplicación podrá establecer excepciones a este requisito en función a la declaración jurada efectuada por el solicitante para acceder al beneficio.

Finalmente Torres indicó que en relación al regante debe acreditar como único ingreso económico el que proviene de la explotación agrícola de la parcela con deuda por canon de riego y drenaje o ingresos por cualquier otro concepto no superen el monto equivalente al costo de la canasta básica integral definida por el INDEC. El reconocimiento expreso de la deuda vencida al 31 de diciembre de 2006 y la aceptación expresa de la cesión de las mismas a la autoridad de aplicación. Y el cumplimiento en los cultivos existentes en la parcela de las normas referidas a controles de plagas.

Comentá la nota