La torrencial lluvia provocó inundaciones y caos en la ciudad

En el San Juan Bautista debieron evacuar a los internados. Hubo muchas viviendas inundadas en diferentes sectores de la ciudad.

Las consecuencias menos pensadas, dejó como saldo la torrencial lluvia, con viento y granizo, caída ayer en la ciudad. Además de calles anegadas, árboles desgajados y cortes en el suministro de energía eléctrica en algunos lugares, a causa del temporal y en otros casos por prevención, a pedido de los organismo oficiales que actuaron en esta emergencia. Además hubo serios inconvenientes en las viviendas más precarias, pero lo más crítico fue que el agua ingresó al edificio del hospital San Juan Bautista, obligando a todo el personal a colaborar para poder evacuar a los enfermos.

Verdaderas escenas de desesperación se vivieron en el más importante centro asistencia de la provincia, cuando el agua alcanzó los 60 centímetros generando alarma y obligando a médicos, enfermeros y demás personal a evacuar a los internados del sector de terapia intensiva y de emergencia para evitar consecuencias mayores.

Una vez que la lluvia dejó de caer, Bomberos e integrantes de Defensa Civil, junto al personal del nosocomio, comenzaron a drenar la cantidad de agua que había ingresado. Baldes y secadores no dieron abasto para sacar la enorme masa de agua que había ingresada a las distintas dependencia, y que, entre los daños mayores, produjo la destrucción del tomógrafo, que llevará un tiempo prolongado para su reparación y un costo elevado.

Defensa Civil informó que fueron innumerables los llamados recibidos desde los distintos puntos de la ciudad para pedir asistencia ante la voladura de techos y viviendas inundadas, especialmente en los barrios más humildes, obligando a numerosas familias a autoevaluarse hasta tanto llegaba la ayuda oficial.

Cantidad

De acuerdo con lo informado desde el Servicio Meteorológico dependiente de la Universidad Nacional de Catamarca, a cargo de Ana Eller, luego del intenso calor de la jornada de ayer, que alcanzó una máxima de 33º al mediodía, cayeron, según funcionarios del gobierno Provinciala cerca de 80 mm, y en algunos sectores hubo granizo. Este fenómeno afectó principalmente la parte alta de la ciudad, y en algunos lugares, en aproximadamente 20 minutos se acumularon hasta 10 cm de piedra. Con el agua caída ayer se alcanzó la media anual.

El paisaje que mostró por varios minutos casi toda la ciudad, el agua sobrepasó el cordón de la vereda e ingresó a los domicilios, convirtiendo las calles en verdaderas lagunas, exigiendo a los vecinos a tomar medidas de prevención que algunos casos no fueron suficientes.

Varias familias del barrio Parque América, Eva Perón, La Esperanza, Marcos Avellaneda, entre otros, debieron esperar en la calle, y en otros lugares como en la Mil Viviendas y 11 de Mayo, el sistema cloacal colapsó e inundó algunas viviendas. Las conexiones de luz clandestinas generaron un peligro latente. En diferentes barrios del norte y el sur, y en las casas construidas en lugares bajos el agua alcanzó más del metro de altura.

Tareas divididas

Defensa Civil, Bomberos y efectivos de distintas comisarías se tuvieron que organizar y dividir tareas para poder responder a los innumerables llamados recibidos de los diferentes barrios, ante la inesperada cantidad de agua caída en poco más de una hora.

El diluvio de ayer desbordó el arroyo Fariñango, dañó viviendas y arrastró vehículos menores como motos y bicicletas, también hubo autos que sufrieron problemas mecánicos y, por la correntada, hubo conductores que entraron en pánico.

El personal de la municipalidad de la Capital también se sumó a las tareas desplegadas para poder ayudar a los más afectados ante la situación generada por la lluvia, y posterior al fenómeno climático la comuna dedicó parte de su personal a la limpieza y reparación de calles.

Los organismos encargados de brindar ayuda trabajaron arduamente durante el resto de la jornada y pidieron a la comunidad en general extremar las medidas de seguridad para evitar inconvenientes mayores hasta tanto el agua bajara totalmente.

El Río El Tala tuvo un significativo aumento de su caudal, y afectó parte del camping municipal, y sus ocasionales visitantes, cerca de 15 personas, fueron ubicados en un tinglado existente en el lugar.

Comentá la nota