Las tormentas volvieron a inundar varias calles de la región

Las intensas lluvias que azotaron a la región durante la madrugada y la mañana de ayer provocaron el anegamiento de varias arterias.
Las zonas más golpeadas por el temporal fueron Santa Marta, Villa Fiorito e Ingeniero Budge. Se trata de la cuarta inundación en 10 días, por lo que los vecinos volvieron a pedir una "pronta solución" a la problemática.

Una nueva tormenta puso en evidencia las fallas en el sistema hídrico de la región, que colapsó por cuarta vez en 10 días y provocó el anegamiento de varias calles en Lomas de Zamora y Almirante Brown. Después de cuatro horas de intensas lluvias durante la madrugada y la mañana de ayer, el agua copó una gran cantidad de arterias e ingresó en las propiedades.

Las consecuencias provocadas por la tormenta volvieron a generar malestar entre los vecinos, que exigieron una "pronta solución" a la problemática.

"No podemos estar combatiendo el agua, es desgastante. Cada vez que llueve tenemos que cortar la calle para evitar que el oleaje que se genera por el paso de los vehículos ingrese a nuestras casas. El valor de las propiedades cayó notablemente en los últimos tiempos y todos los vecinos sufrimos pérdidas materiales por las tormentas", señaló Marcela Ferrero, que reside en la intersección de Laprida y Camino Negro, en Lomas.

Las zonas más afectadas por el temporal fueron Santa Marta, Villa Fiorito e Ingeniero Budge, en Lomas; mientras que Villa Betharram y el cruce de la calle Prieto con Camino de Cintura, fueron dos de las zonas anegadas en Brown.

"Es inconcebible que nos hayamos inundado cuatro veces en diez días. El 21, 24 y 25 de diciembre nos inundamos. Hoy –por ayer- también sufrimos las complicaciones de la tormenta", aseveró Miriam, que vive en Adrogué.

Además de los vecinos, los comercios también fueron perjudicados y varias líneas de colectivos debieron modificar su recorrido habitual debido a las inundaciones. Ante esta situación, los usuarios pidieron que se conforme un recorrido alternativo estable para esos casos.

"Estuve esperando el 552 más de una hora y media porque no podía encontrar dónde estaba la parada. Las Heras y Camino Negro, Las Tropas y las inmediaciones al Arroyo del Rey estaban llenas de agua y era imposible circular. La realidad es que la gente termina a la deriva", aseguró Daniela Rodríguez, vecina de Banfield, que luego agregó que "algunas veces el recorrido culmina en la autopista, pero otras se interna en Santa Marta por calles en las que no hay parada".

A pesar de las tareas de limpieza que realizaron diversas cuadrillas municipales, los vecinos que residen en las calles Portela, Laprida y Mascardi y realizaron varias protestas en los últimos días, volvieron a sufrir las consecuencias del temporal.

"No recibimos ninguna solución concreta a nuestro problema, estamos indignados", coincidieron los damnificados.

Comentá la nota