Tormenta de verano en el PJ

En diversas entrevistas, el ex jefe de Gabinete viene planteando sus diferencias con el Gobierno y dentro del justicialismo. Como jefe del PJ bonaerense, Balestrini salió a cruzarlo y aseguró que no es cierto que no haya lugar para los disensos internos.
A medida que avanza el verano la interna del peronismo bonaerense va subiendo de temperatura. Ayer, el vicegobernador y titular del PJ provincial, Alberto Balestrini, salió a cruzar al ex jefe de Gabinete e intendente de Tigre, Sergio Massa, quien había opinado que dentro del justicialismo no había lugar para los disensos. "Su preocupación se parece bastante a la de los adversarios que tuvimos que enfrentar el pasado 28 de junio", lanzó Balestrini.

La pelea tiene como trasfondo los realineamientos que se vienen gestando por ahora de forma subterránea en la provincia de cara al próximo horizonte electoral. Todo indica que Massa busca ser el referente provincial de un armado peronista no kirchnerista, aunque todavía de indefinido alineamiento nacional. Desde las playas de Pinamar, el ex jefe de Gabinete da entrevistas donde tira líneas hacia distintas direcciones.

"Si el peronismo no se renueva va camino a otra derrota", sostuvo Massa en un reportaje, donde también cuestionó la decisión de la presidenta Cristina Kirchner de echar por decreto al titular del Banco Central, Martín Redrado. Pero lo que más disgustó a Balestrini fue que se quejara de "la falta de espíritu autocrítico" que veía dentro del PJ.

Balestrini –a través de un comunicado del Partido Justicialista bonaerense– respondió al intendente de Tigre que es "inaceptable que diga por los medios que no hay lugar para plantear diferencias" en el justicialismo. "Si Massa manifiesta sus disgustos no concurriendo a una reunión a la que estaban convocados todos los congresales del partido (por el congreso que se hizo en Tres de Febrero, el 19 diciembre pasado) y lo hace a través de los medios de comunicación, es evidente que su preocupación se parece bastante a la de los adversarios que tuvimos que enfrentar el pasado 28 de junio", enfatizó el vicegobernador.

Uno de los que se mostró entusiasmado con armar algo con Massa fue el intendente de La Plata, Pablo Bruera, quien desde la última campaña electoral quedó distanciado del kirchnerismo. Bruera, además, aseguró haberse reunido con otros jefes comunales supuestamente interesados en hacer rancho aparte, pero luego varios de ellos lo desmintieron.

Ayer Balestrini no le perdonó una a Massa. En el comunicado se subraya que el intendente de Tigre habló "en uno de los más exclusivos paradores de Pinamar al mejor estilo de la época menemista" y le sugiere que lea la historia del justicialismo, "ya que él lo conoce desde que se alineó con Palito Ortega, luego de pasar por otras fuerzas políticas". Luego critica su defensa de Redrado y se pregunta si Massa mantendría al secretario de Hacienda de Tigre se difiere con las políticas del municipio. "Estoy convencido de que no, porque el funcionario no acompañaría sus decisiones políticas y lo calificaría de traidor", concluyó.

El comunicado termina con un párrafo de tono casi personal. "Es aceptable que diga que es un peronista desobediente, pero jamás que señale públicamente que no se le da lugar a las nuevas generaciones. En última instancia que asuma estar realizando su propia autocrítica. ¿El no es un hombre joven, que se jacta de tener tan sólo 37 años? ¿No le hicimos lugar? Massa sabe bien que en política los espacios se conquistan a partir del trabajo y la decisión. He abierto el partido a todas las inquietudes de los dirigentes más jóvenes", finaliza Balestrini.

Comentá la nota