La tormenta tras la salida

La comuna de Lomas de Zamora tuvo como primer nombre Tierra de la Paz. Menos de tres siglos bastaron para erradicar esa denominación que, si bien corresponde de manera legal a la cabecera del partido, hace rato que no identifica a los lugareños.
En Lomas de Zamora, Eduardo Duhalde nació, se casó, tuvo hijos e inició su carrera política, primero como concejal y luego como intendente.

Desde ese búnker el dirigente diseñó y ejecutó la conquista peronista del Conurbano. Ubicó a sus hombres en la jefatura de los principales municipios y hasta dividió localidades para cerrar de forma casi perfecta el mapa de poder territorial.

Pero, como todo pago chico, Lomas siempre mostró de forma descarnada los logros y las miserias de un grupo dirigente que supo dominar la Provincia.

Cuando Duhalde se fue de la escena, tras dos gestiones provinciales y una

acelerada presidencia, los justicialistas lomences se desbandaron. Algunos siguieron fieles a las banderas duhaldistas, hoy reubicados en la disidencia o el denarvaismo, y otros se volcaron a la nueva conducción nacional, junto a muchos ex proscriptos, que aprovecharon la favorable coyuntura.

La reciente renuncia de Jorge Rossi a la jefatura comunal dejó expuestas las fragilidades de la gestión, a la vez que enfervoriza las ambiciones políticas de los disgregados sectores oficialistas y opositores.

Con un PJ oficialista tambaleando entre su continuidad K o su vuelta al origen duhaldista; un FpV fracturado pero dispuesto a seguir jugando con Kirchner; un justicialismo disidente aliado al PRO, envalentonado por las últimas movidas de Eduardo Duhalde; y un pequeño sector del Acuerdo Cívico y Social, conformado por el GEN, el ARI y la UCR, que no tienen peso propio pero sí una excelente herramienta para negociar votos, Lomas de Zamora vuelve a mostrar un tablero político que pondría en aprietos hasta el propio Gary Kasparov.

La salida

Para el oficialismo, Rossi renunció por cansancio y pérdida de interés en la gestión. Así lo dejó en claro el flamante intendente, Insaurralde (ver recuadro).

Sin embargo existen algunas pistas que encaminan los motivos hacia otras direcciones.

Una de ellas habla de una estrategia

del sector oficialista para continuar en el poder. Un paso al costado de Rossi significaba oxígeno para una gestión algo devaluada, la posibilidad de concretar acuerdos con sectores opositores (que a partir de diciembre tendrán mayoría en el Deliberante) y la instalación del joven Insaurralde como futuro candidato en 2011.

Pero en este plan la renuncia era, en realidad, un pedido de licencia, un paso más razonable y menos estridente.

Otros marcan la reaparición de Eduardo Duhalde como un buen motivo.

"El Negro salió a jugar fuerte, ¿se imagina alguien que Rossi, que lo conoce muy bien, va a jugar en contra?", expresan algunos viejos dirigentes locales.

Hay datos que avalan esto. En primer término, Rossi fue el hombre que manejó en la Provincia y en la Nación la administración de Lotería en las gestiones de Duhalde. Además, durante la pelea justicialista de 2003, el ex jefe comunal lomence se quedó con el Cabezón.

Aseguran que por fuera, y en la titularidad del PJ local, Rossi tendría menos compromisos para habilitar un pase. Y así Insaurralde podría negociar con el PJ disidente (que integra no sólo al duhaldismo, sino al denarvaísmo y el mercurismo) un acuerdo de mutua convivencia.

"Martín tiene más que ver con el duhaldismo que con el kirchnerismo, eso es indudable", afirman algunos justicialistas.

Se refieren a la procedencia del actual jefe comunal, que surgió del Centro doctrinario de Lomas, creado por el duhaldismo. Insaurralde, casado en primeras nupcias con la hija de Hugo Toledo, Liana (con quien tiene dos hijos), acompañó a Rossi en la decisión de 2003. Por si fuera poco, se encuentra enfrentado con los dos sectores kirchneristas del distrito: el del funcionario Gabriel Mariotto y el del diputado provincial Fernando Chino Navarro.

Algunas voces confirman que Insaurralde ya habría tenido contacto con el titular del MPA. No se trataría sólo de un acercamiento político, sino también de un movimiento para resguardar la gestión.

En la línea sucesoria, es decir, el segundo candidato a concejal de la lista de Rossi, es el edil Jorge Ferreyra, que se encuentra absolutamente alineado con Duhalde.

Insaurralde no olvida que fue Ferreyra uno de los ediles que en 2001 votaron la destitución del ex intendente de la Alianza, Edgardo Didio.

Hay, finalmente, una tercera versión, algo más oscura, que señala la existencia de supuestos negocios irregulares por parte de la actual administración.

"En Lomas existe el presupuesto en blanco de 300 millones de pesos y uno en negro de 150 millones", indican fuentes locales. "Funciona como un municipio paralelo", agregan.

Por sí solo este dato no justifica una renuncia, pero se habla de una carpeta extorsiva que habría circulado y precipitado una decisión que se estaba analizando.

Cierto es que Rossi se encontraba bastante molesto con las movidas de la pasada elección legislativa, cuando Néstor Kirchner, si bien había ordenado una lista única con Rossi como testimonial a la cabeza, finalmente aceptó las colectoras de Mariotto y Marcela Bianchi.

Esto le significó al ex titular de Loterías la pérdida de varios concejales, como consecuencia de su escasa ganancia electoral: apenas consiguió el 17 por ciento de los votos.

Internas

Aunque comparten el color partidario (son todos justicialistas), se ramifican en infinidad de vías, que muchas veces se ensamblan de manera efímera.

El nuevo escenario político los encuentra reagrupados de una particular manera.

El diputado provincial Osvaldo Mércuri se ubica en el sector PJ disidente, muy cercano a Eduardo Duhalde.

Su hijo Gabriel será uno de los nueve concejales que conformarán un bloque opositor con fuertes chances de obtener

la presidencia. Para esto cuentan con la asistencia de los cinco ediles del Acuerdo Cívico y Social.

Desde ese búnker planean recuperar el poder local en 2011.

En ese sector, aunque diferenciado, se encuentra el diputado provincial electo Gustavo Ferri, principal armador de Francisco de Narváez en la Tercera.

También actúan varios viejos conocidos, como el ex senador provincial y actual concejal Eduado Amalvy, de excelente vínculo con Duhalde.

Por fuera de estas estructuras ortodoxas del peronismo se encuentran los sectores kirchneristas, que no comulgan con el oficialismo comunal.

Tal es el caso del diputado provincial reelecto Fernando Navarro, que en la última contienda jugó con Rossi, aunque en un frágil acuerdo que ahora requiere una revisión. El Chino no salió bien parado del convite, ya que perdió un edil. Si bien esto no desanimó sus ambiciones territoriales, lo ubicó en un lugar de evaluación. Como representante del Movimiento Evita, Navarro podría acordar con el sector de Gabriel Mariotto. Ambos coinciden en su decisión de jugar de forma indeclinable con los Kirchner.

El titular del Comfer, por su parte, encuentra su futuro, cuando en breve deje esa función, condicionado al destino que le asigne la Presidenta, Cristina Fernández. La intención de Mariotto es asumir la banca de concejal en diciembre, integrar su bloque del FpV, con los dos ediles que le responden, y desde allí intercambiar con Insaurralde su apoyo a la gestión por la presidencia del Honorable Concejo. Santiago Aragón es el candidato del funcionario K.

Como es probable que la Presidenta lo retenga en Nación, Mariotto apuesta a jurar en su banca, donar su dieta y aumir también en el nuevo cargo nacional.

Es decir, sostener la pantalla de Nación, que hasta la fecha le ha servido para darse a concoer, y a la vez hacer pie en el territorio desde un lugar de juego político directo. Su intención continúa siendo constituirse en el único candidato a intendente del kirchnerismo.

En contra le juega la falta de estructura local, y a favor su procedencia justicialista, pero desde una militante universitaria.

Con menos herramientas, pero iguales ambiciones, se encuentra el actual subsecretario de Seguridad en Espectáculos Deportivos, Pablo Paladino.

El funcionario comparte con Insaurralde su procedencia duhaldista, lazos familiares con el ex ministro de Obras Públicas Hugo Toledo (se casó con una de sus hijas) y simpatía con el sillón de la intendencia. No cuenta con ediles propios, aunque en los últimos tiempos, con el aval de su padrino político, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se acercó a Mariotto para un futuro armado K. Ubicados en el campo de la batalla, los actores comienzan a preparar sus estrategias que, por tratarse de Lomas, se encuentran cargadas de un alto componente bélico. La guerra tiene fecha, será octubre de 2011.

Comentá la nota