La tormenta se sintió en el inicio de la semana

Habían pasado varios días típicos del enero rafaelino, con cielo despejado y celeste intenso, con altas temperaturas, hasta que el breve sol de la mañana del lunes le dio paso a un telón gris plomo que poco antes de las 13 horas detonó en una lluvia intensa.
El agua cayó durante toda la tarde y para las 19:30 el acumulado era de 38 milímetros, según el reporte policial, con temperaturas que no permitían la ágil evaporación y que con la llovizna intermitente fijaron ese panorama para el resto de la jornada.

Para hoy continúa vigente la estimación del Servicio Meteorológico Nacional, bajo el formato de alerta, que habla de un fenómeno de lluvias intensas en la región central del país, donde además de la caída de agua, habrá ráfagas y ocasional caída de granizo. La temperatura pronosticada oscilaría entre 22 y 30 grados.

CINCO HORAS A OSCURAS

Los vecinos del barrio Amancay soportaron cinco horas sin servicio de energía eléctrica, a causa de un desperfecto ocurrido en la línea de media tensión que corre por la calle Armando. Durante el período, personal de la Empresa Provincial de la Energía fue cercando el desperfecto hasta que lo solucionaron cerca de las 20 horas.

La tormenta provocó los reclamos clásicos de interrupciones en el servicio, de menor envergadura y tal como trascendió, un techo tuvo un desprendimiento en el barrio Villa Aero Club, lo cual provocó un corte temporario.

Desde la Guardia Urbana de Rafaela se advirtió que no hubo mayores inconvenientes en la ciudad, salvo las ocasionales ramas caídas y algunos árboles con daños un poco más notorios.

Comentá la nota