Con la tormenta del jueves, en San Rafael se dañó el 70% del alumbrado

Más de $2 millones demandará el arreglo de ese servicio. Aún hay miles de personas afectadas por el vendaval.
SAN RAFAEL– Miles de personas seguían ayer afectadas por las consecuencias de la trágica tormenta que se abatió el jueves sobre este departamento.

En tanto, aunque aún nadie se anima a ponerle cifras, se sabe que los daños ocasionados son millonarios. Sólo en el alumbrado público el 70% del sistema de la ciudad está afectado, lo que demandará más de $2.000.000 para ponerlo en condiciones.

Varios barrios de la ciudad y algunos distritos como Rama Caída o Cañada Seca, sobre todo en la localidad de Salto de las Rosas, continuaban sin luz. Edemsa trabaja a destajo y con cuadrillas que han venido de otras partes de la provincia para colaborar, aunque el daño que ocasionó la caída de árboles fue muy importante.

Se calcula que al menos 2.000 árboles cedieron y se vinieron abajo. Sólo en Defensa Civil recibieron 3.500 reclamos de diferente índole, pero sobre todo relacionados con el arbolado.

Desde este organismo trabajan con todo para solucionar los inconvenientes y aclararon que si alguien no es atendido puede ser por la cantidad de llamados que reciben. Los teléfonos son el 103 y el 449347.

En cuanto a evacuados, ayer quedaban menos de 50 personas en esa condición. En Salto de las Rosas cinco familias permanecían en la escuela Pedro Goyena.

En tanto que en el albergue municipal seis personas oriundas del barrio El Sosneado aún estaban evacuadas debido a los daños que sufrió su vivienda. Se calcula que otras 100 personas permanecen como autoevacuados en casas de familiares.

"Tuvimos 27 personas albergadas en principio, pero se fueron yendo. Las hemos asistido con comida y la Dirección de Salud realizó controles", comentó Néstor Reyes, titular del área de Deportes que maneja el albergue.

Carlos Guillén, delegado municipal de Salto de las Rosas, una de las zonas más afectadas por el temporal, contó que "sólo quedan cinco familias evacuadas, ya han ido regresando a sus hogares, se va aclarando el panorama".

Sin embargo, la situación allí sigue complicada con la luz y el agua. "Estamos llevando generadores para solucionar lo del agua en el distrito y los alrededores", expresó Guillén.

Valle Grande, cerrado

Desde el área de Turismo se comunicó que el ingreso a Valle Grande quedó cerrado hasta mañana para permitir que las máquinas de Vialidad completen la normalización del camino de la ruta 173, altamente afectada por el desastre natural.

En tanto que desde la Comuna pidieron a todos los vecinos de los barrios y distritos afectados que saquen a la calle las ramas que han quedado en el interior de sus viviendas para que sean retiradas por obreros y camiones municipales.

También se recurrió a la solidaridad de quienes "puedan prestar motosierras para acelerar las tareas de limpieza de calles", las que tienen que ser llevadas a la Municipalidad.

Unos 100 mil árboles en riesgo

Uno de los temas polémicos es el estado de la arboleda en el departamento.

Si bien el fenómeno meteorológico tuvo una gran magnitud como para atribuir la caída de los árboles sólo a su estado, lo cierto es que muchos ejemplares se encuentran con su vida útil cumplida, tal como lo informaron hace algunas semanas desde Vialidad, donde calcularon que son 100.000 los árboles en esa condición.

Debido a que por las leyes vigentes en la provincia muchos árboles son patrimonio público, lograr el permiso para erradicarlos es algo que incluso enfrenta muchas veces a la Municipalidad con Recursos Naturales. Además, en rutas de Mendoza el mantenimiento de la arboleda es de responsabilidad de Vialidad provincial, en tanto que en las nacionales lo es del mismo organismo pero nacional, así como en la ciudad es de la Municipalidad.

El hasta hace poco intendente y ahora diputado nacional Omar Félix opinó sobre este tema.

"Hay que tener mucho cuidado porque el peligro de caída de árboles y postes todavía está. Los árboles que estén en mal estado hay que erradicarlos, pero hay que plantar tres o cuatro nuevos por cada uno que se saque", señaló Félix, quien se mostró partidario de aplicar fuertes multas a quienes quemen los árboles.

Comentá la nota