La tormenta desnudó históricos problemas de desagües pluviales

Al menos 25 árboles fueron derribados en la Capital por el temporal que se desató en las últimas horas del lunes pero ganó intensidad durante la madrugada del martes. Las calles e ingresos a los barrios quedaron anegados. También se restringió el servicio de energía ya que cables fueron destruidos. Cerca de 150 milímetros sumaron los caídos en las dos jornadas.
El alcantarillado colapsó en varios sectores de la ciudad, inclusive la presión ejercida por el agua en algunas esquinas llevaba a expulsar agua sobre las calles no permitiendo un escurrimiento efectivo. Según un primer relevamiento realizado por EL LIBERTADOR más de 20 árboles cayeron en distintos puntos de la ciudad durante un temporal de lluvia y viento que afectó a toda la región.

Eulogio Márquez, director de Defensa Civil, dijo que el sector más afectado fue la zona que recorre la avenida Maipú. También dio cuenta de diversos árboles caídos que dificultaban la transitabilidad en distintas áreas de la ciudad.

Márquez, además, comentó que "desde la noche del lunes una de las localidades más afectadas fue Empedrado y hacia allí se dirigió la atención". Pero tanto el centro como los barrios capitalinos desde las primeras horas del martes sufrieron anegamientos, lo que complicó inclusive la salida desde los barrios. La tormenta se inició aproximadamente a las 22.15 en la mayoría de los barrios capitalinos que incluyó fuertes ráfagas de viento. A esa hora, el termómetro rondaba los treinta y cinco grados pero la sensación térmica llegó a los cuarenta. El pronóstico del tiempo, sin embargo, prevé que las condiciones climáticas adversas continúen en la región, al menos durante el miércoles.

En distintas zonas de la Capital además cayeron árboles que destruyeron muros perimetrales, propiedades, tendido eléctrico y farolas. Por ello los barrios de la Capital requirieron múltiples atenciones durante todo el día.

350 evacuados

En horas de la tarde de ayer, el director de Defensa Civil de la provincia, Eulogio Márquez indicó que ascendían a 350 las personas que fueron evacuadas a 5 centros asistenciales. La asistencia se llevó adelante tras el anegamiento de sus viviendas en la ciudad de Corrientes. Entre el Gobierno de la Provincia y el Municipio se coordinaron acciones.

El río creció diez centímetros en diez horas. Se habilitaron cuatro centros de evacuación: el comedor del barrio Costa Esperanza; las escuelas "Santo de la Espada", en las Mil Viviendas y la Nº 356 del barrio Esperanza, y la Nº 275 del barrio Laguna Seca cobija personas de los asentamientos Ongay y La Olla.

Comentá la nota