La tormenta causó pérdidas millonarias

Mientras se mantiene el número de evacuados y comienzan a remover las familias a sitios seguros, se calcula que sólo en la reparación del servicio eléctrico se necesitará una inversión de 2,5 millones de pesos.

A medidas que pasan los días y mejoran las condiciones del tiempo, lenta pero progresivamente la ciudad y distritos van retornando a la normalidad, aunque todavía queda mucho por hacer.

A los cuantiosos daños dejados por la tormenta, hay que sumar la lamentable e irreparable pérdida de cuatro personas, dos mayores y dos menores, dado que el destino les jugó una mala pasada, pero también habla de la falta de seguridad en los sectores turísticos para evitar estas nefastas consecuencias.

Con el propósito de solucionar los múltiples inconvenientes, continúa la ardua tarea de retirar los forestales abatidos en calles y veredas, pero sobre todo los que cayeron sobre las redes eléctricas. Hay que tener en cuenta que hasta ayer había miles de usuarios sin ese servicio como también de agua potable, a partir de que las cooperativas que proveen el vital elemento extraen el mismo a través de bombas de profundidad que son accionadas por corriente eléctrica.

La intendenta Cristina Da Dalt dijo a nuestro diario que "se están evaluando los daños, pero no obstante las pérdidas son millonarias. Reparar el servicio eléctrico, únicamente, demandará una inversión de 2,5 millones de pesos, y queda por evaluar los destrozos que hubo en todo lo que tiene que ver con infraestructura".

Indicó que todo el personal municipal está trabajando a destajo, a lo que se sumaron todas las reparticiones públicas provinciales y nacionales para atender las emergencias que van surgiendo, las fuerzas de seguridad, e incluso una cuadrilla del Ejército con asiento en Campo Los Andes que llegó con camiones y máquinas pesadas para levantar los grandes troncos, ya que en San Rafael se carece de una pluma de gran porte.

Además, hoy llegará una remesa de 100 mil pesos de la provincia, más otros 300 mil del gobierno nacional para atender los gastos emergentes de combustible, la ración para las cuadrillas que están operando en todo el ámbito del departamento y, especialmente, cubrir las necesidades de los evacuados o auto evacuados, incluso aquellos que no han querido abandonar sus casas.

La funcionaria informó que hay 800 viviendas muy comprometidas en materia de seguridad, más otras 1500 que han sufrido distintos daños a causa del agua, la humedad o la acción del viento. En tal sentido, lo más preocupante es lo ocurrido en la costa del Canal Babacci, en Salto de las Rosas, donde están asentadas viviendas muy precarias ocupadas por unas 100 familias. Ante ello, se evalúa erradicarlas y trasladarlas a un nuevo asentamiento en una zona segura. Otro tanto pasará en El Escorial, donde el agua arrasó con una parte del camino que conduce a Las Malvinas, al costado sur del puente que lleva el mismo nombre.

Mientras que en el curso de esta semana se entregará colchones, víveres, frazadas, calzados e indumentario a todos los afectados por el temporal de manera que puedan comenzar a retornar a sus hogares. Pero para ello se espera la llegada de materiales de construcción que enviará el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Comentá la nota