Una tormenta azota a la UCR

La Unión Cívica Radical vive horas de desasosiego: el saludo de Luis Peche a Juan José Bergia, porque fue electo presidente de la Cámara de Diputados, le valió una suspensión de 4 meses como concejal de Presidencia Roque Sáenz y desató una tormenta que recién comienza y no se sabe cuándo y dónde va a terminar.
Después de ocho turnos electorales en los que solo conoció la derrota, en el centenario partido advirtieron era hora empezar a debatir un rumbo en el que Ángel Rozas incidió sin atenuantes. El concejal Peche acusó al ex gobernador de la decisión adoptada por los concejales radicales y Bergia habló de "obediencia debida".

¿Un partido sin Rozas?

Así como el ex gobernador no desaparecerá de la escena hasta que otro dirigente asuma la conducción real de la UCR, también es innegable que empezó el debate de un partido radical sin Rozas. Obviamente, el debate no es orgánico ni figura en la agenda del presidente del comité provincial Luis Verdún pero sucede en los hechos.

Mario Jaraz admitió que el radicalismo atraviesa una etapa de darwinismo. "Hay gente que piensa echarlo a Rozas para sobrevivir", dijo a una emisora radial poniendo distancia de rozistas desencantados con el caudillo de General Pinedo. "La tormenta azota a la UCR y por eso hay quienes quieren reciclarse", apuntó.

Luis Peche afirmó que en el Concejo Deliberante de Sáenz Peña "hay obediencia debida" en la Alianza y que los ediles "están presionados, porque dependen de un sueldo. Están sujetos a directivas políticas y no importa si están bien hechas las investigaciones" .

Para Bergia esto es "incomprensible" y alertó que el intendente Gerado Cipolini "debería estar preocupado por esta actuación de su Concejo". La "obediencia debida" a Rozas ya no cae bien en la UCR y el presidente de la Legislatura, un opositor de siempre, advierte que el gobernador y los concejales "se van dar cuenta con el tiempo del daño que le hacen al radicalismo saenzpeñense con esta actitud".

"Es una decisión del Concejo Deliberante de Sáenz Peña y no podemos involucrarnos sin siquiera conocer el detalle del expediente", dijo el diputado Sergio Vallejos, ensayando un argumento para negar la obediencia debida a Ángel Rozas: "Es una cuestión enfermiza y muy preocupante" que se le endilgue alguna responsabilidad política en el caso.

Comentá la nota