Con el toque a boxes

Con el toque a boxes
GODOY CRUZ 1 - HURACAN 1: El Tomba y Huracán, dos que dieron gusto en el Clausura, le pusieron un ladrillo a la reconstrucción tras perder varios pilares. El subcampeón sumó su primer punto.
Seguramente, sería motivo de charla entre Diego Cocca y Angel Cappa, afines filosóficamente, arquitectos con la remesa. Porque de un certamen al otro perdieron pilares de la estructura que les había permitido redondear campañas matizadas con barniz. Y tuvieron que armar nuevos conjuntos con el cemento fresco.

Pues bien, a juzgar por los resultados, le viene yendo mejor en la tarea al técnico del Tomba, que suma cinco puntos contra el primer poroto que cuenta el Globo subcampeón. Es una cuestión numérica que pesa, pero el toque de ambos sigue sin salir de boxes. Es que el local hasta tuvo que resignar parte de su estilo para reacomodarse. Se le fueron cinco hombres clave de mitad de cancha hacia adelante: Leiva, Encina, Figueroa, Caruso y Borghello. Nada menos. Los nuevos, además de transitar el proceso de adaptación, tienen características más verticales. Entonces, el manejo de pelota de la temporada pasada mutó en un entramado más directo, preparado para salir ligero de contra, al menos, hasta que la idea primaria se haga carne. Ayer, Godoy Cruz no enganchaba el partido, insinuaba, sí, por derecha, primero con Higuaín, más todavía con el ingreso de Torres, enganche volcado hacia allí. Desde un centro del ex Newell's por ese sector, cayó el 1-0 de Rojas, cuando el visitante era el que amagaba.

Huracán, por caso, se encontró en el Apertura sin sus laterales, sus dos figuras más mediáticas (Pastore y Defederico) y Nieto. Además, enlazó su ex mediocampo con la competencia al trote. Así y todo, Cappa sella a fuego su leitmotiv con lo que hay. Y el Globo tuvo, sobre todo en la primera etapa, movimientos interesantes, que dejaron un resabio de aquel tiki tiki, salvando las distancias. El abanderado, con intermitencias, aciertos y decisiones egoístas, fue el Rengo Díaz, enlace volcado a la izquierda, asociándose con Bolatti, llegando a posición de gol. Así, generó más situaciones que los mendocinos, incluso en el segundo tiempo en que la pelota se pinchó. El empate llegó por una jugada del concepto ancestral, Orlando y Díaz levantaron la pared. ¿Cuánto tiempo demorarán para que sea otra vez una casa?

Comentá la nota