Más de 4 toneladas de ropa Llegaron para San Francisco

San Francisco (C. Libertador)- Los pobladores de San Francisco de Valle Grande, un pueblito con muchas necesidades ubicado a unos 1700 mts. de altura sobre el nivel del mar, fueron beneficiados con más de 4.000 kilos de ropas, calzados, juguetes y colchones, que llegaron a este lugar donadas por familias de la ciudad bonaerense de Quilmes. También se vieron beneficiados habitantes de los parajes San Lucas, Santa Bárbara, Valle Colorado, Valle Grande y Alto Calilegua.
Los productos llegaron hasta Libertador General San Martín por gestiones de los señores Alejandro Krestchel y Paula Donadio, y luego hacia San Francisco a través de vehículos facilitados por el señor Lalo Cruz.

Esta mercadería recolectada durante tres meses de campaña, llegaron distribuidos en 390 cajas de todos los tamaños, seleccionados en ropa de niños, mujer y hombres, de invierno y verano y además, arribaron un total de 75 colchones.

Gracias a la colaboración de la empresa Balut se pudo trasladar lo recolectado desde Buenos Aires hasta Libertador, y desde Libertador hasta San Francisco, en un camión del Municipio de Calilegua facilitado por su intendenta Elsa Flores;unidades automotores de la empresa 24 de iembre, que habitualmente cubre el servicio hacia esa localidad del departamento Valle Grande; también de otros vehículos de particulares.

DISTRIBUCION

El operativo y dispositivo de entrega de la mercadería se realizó en la Escuela Primaria de San Francisco, en el cual trabajaron 25 voluntarios bajo un intenso calor desde las 6 hasta las 18, quienes portaban una remera con la leyenda ‘Yo soy otro tú’. En el lugar, los pobladores podían elegir libremente lo que podían retirar, ya que se organizaron mesadas con cada rubro de ropa.

El encargado de hacer la campaña y recibir las donaciones en Buenos Aires, Alejandro Krestchel, expresó respecto a la repercusiones que se obtuvieron en el pueblo, diciendo que "este es un momento único, donde se nos dio la posibilidad de estar frente a los niños, los padres, abuelos, para que se vayan a sus casas con lo que realmente necesitaban; pro yo me llevé la parte mas importante, porque para mi es una gran satisfacción y me llevo una alegría que no tiene precio: el poder ver esos rostros de los niños, jóvenes, personas mayores y abuelos con esa felicidad".Dijo que los donantes de Quilmes, "con su tiempo han brindado todo, desde dinero para poder comprar los colchones hasta los juguetes que fueron todos nuevos. Ellos dieron su tiempo para poder sacar del armario todas las cosas que a lo mejor sí las necesitan, pero pensaron que al pueblo de San Francisco le hacía más falta que a ellos y por eso lo quisieron compartir. Qué linda lección y qué lindo ejemplo de vida nos dan, por eso lo agradecemos. Acá se puede sacar otra enseñanza, para que el resto del país sepa que no todo está perdido en Buenos Aires y que no todas son pálidas, sino que hay gente que quiere compartir y que quiere hacer algo por el hermano, por el prójimo, como es la gente de San Francisco que realmente lo necesita y mucho".

Reveló que este emprendimiento solidario, "es personal, con el apoyo de todo un vecindario. Lo bueno también es que con la prensa y los medios que estuvieron acá presentes, se pueda motivar a otras personas y que a nivel privado también hagan lo mismo".

Por su parte el señor Lalo Cruz manifestó su agradecimiento a todos quienes posibilitaron el arribo de estas mercaderías hacia San Francisco y en particular a las muchas familias de Quilmes, provincia de Buenos Aires. Recordó luego que la relación con Alejandro Krestchel nació hace 5 años y de allí surgió la idea de asistir solidariamente a San Francisco.

Comentá la nota