Lo tomó por Boluda.

LIGA ESPAÑOLA: Con el nuevo presi, Higuaín on fire y los horrores del juez y del arquero Roberto, el Real Madrid festejó.
El árbitro Pérez Burrull, al Osasuna, lo tomó por Boluda, y no precisamente por Vicente, el nuevo presidente del Real Madrid que asumió luego del fraude en una asamblea que provocó la renuncia de Ramón Calderón. Sin desmerecer los méritos de Gonzalo Higuaín, que puso inteligencia y el segundo del Merengue, las razones de la victoria del Real fueron los horrores de juez y los obsequios de Roberto. El de negro, por su parte, no le cobró ¡dos penalazos!, que fueron claras infracciones de Gago, primero, y de Pepe, después, a Juanfran, a quien Burrull expulsó porque entendió que el volante simuló en las dos faltas. Mientras que el arquero colaboró al no poder frenar dos tiros (casi) imposibles de no agarrar. "Los árbitros se equivocan, igual que todo el mundo. Pero, a mí, eso me perjudica gravemente", rezongó el técnico Camacho.

La historia ya está escrita y la realidad indica que el Madrid se quedó con la victoria. Y aunque no haya sido la mejor tarde para Gago, quien alternó buenas y malas, y Heinze cumpliera con su rol en el fondo, Higuaín sí justificó el triunfo. El, junto a Sergio Ramos, fue de los únicos que tiró al Reeal para adelante. Porque después de convertir el 2-1 (el tiro de Robben fue al segundo palo y ahí apareció el Pipita para empujarla), Juande Ramos lo sacó para poner a un defensor (Marcelo). Los hinchas, de pie, aplaudieron al goleador; pero, al toque, comenzó una silbatina generalizada en clara muestra de disconformismo hacia el técnico por mandar el equipo para atrás contra el último de la Liga.

Boluda, que estuvo en la platea, si no tiene un pelo de zonzo, sabrá que al rival de turno lo tomaron por...

Comentá la nota