La tómbola política

El refrán puede traspolarse: la política, como la vida, es una tómbola. Así se vivenció en la actividad legislativa que sucedió en la semana en La Plata, con cambios de última hora que sugirieron que ciertas decisiones en la ciudad de las diagonales penden tanto del azar como de las intenciones.
El viernes último, la comisión de Legislación, que preside la concejala oficialista Susana Gordillo, tenía en su agenda tratar un proyecto presentado por el edil Javier Scaramutti, que buscaba limitar los días y el horario de funcionamiento del Bingo de la ciudad, para profundizar la lucha contra la ludopatía. Pero presiones de último momento hicieron que la iniciativa se deje sin efecto, posponiendo indefinidamente la reunión de la mencionada comisión.

La jugada habría partido de los propios directivos de la empresa de juego implicada, y la orden salió del despacho del intendente Pablo Bruera. Aún no se sabe cuál será la próxima fecha para debatirlo.

Los intereses en torno al juego son poderosos. El Bingo Platense, que es regenteado por la empresa Codere, mueve alrededor de 20 millones de euros por año. Y de ahí la resistencia a los límites en el horario de funcionamiento. Pero el problema son los estragos sociales que está ocasionando, con infinidad de personas que, producto de la crisis, recurren a las tragamonedas y a los juegos de azar con el objetivo de salvarse, pero que pueden perder -y muchos casos lamentablemente sucede- todo el fruto de una vida de trabajo en un abrir y cerrar de ojos. Se está configurando una situación social muy delicada y los concejales no pueden estar ajenos a ese panorama.

En el recinto de sesiones, en tanto, la sesión dejó sensaciones encontradas. El plenario significó la vuelta al recinto del castagnetista Carlos Melzi, que responde al ultrakirchnerista Carlos Castagneto, un verdadero piantavotos de la política platense, que tras las últimas elecciones rompió relación con Bruera. Pero su manera de votar aún es incierta, ya que muchos especulan con que Melzi podría haberse despegado también del ala de Castagneto para hacer su propia jugada continuadora de la alianza con Bruera (como lo venía haciendo su reemplazante de banca, Fernanda Moggia).

Desde Balcarce 50, uno de los los mayores responsables de la derrota del 28 de junio es Bruera, algo que no parece molestarle demasiado al jefe comunal en términos políticos, aunque en su entorno alertan por las consecuencias económicas que traerá aparejado no contar con financiamiento nacional para encarar obras y hacer asistencia social.

No es casual, entonces, que el jefe comunal platense se muestre cada vez más cerca del Daniel Scioli, otro al que Kirchner le guarda rencor. En otro gesto de independencia kirchnerista, en la semana que pasó, se reunieron intendentes de la región y acordaron "ir a fondo" en el reclamo ante el Gobierno nacional para que se liciten, antes de fin de año, la construcción de las bajadas de la autopista Buenos Aires-La Plata sobre los caminos Rivadavia y Vergara, de acceso a Ensenada y avenida 60 de ingreso a Berisso.

Interna

En la sesión del miércoles, se repitieron sutiles cortocircuitos dentro del bruerismo. "No soy vocera del intendente", aclaró impetuosa en medio de una discusión la concejala Susana Gordillo, que es jefa del bloque oficialista en el cuerpo deliberativo, pero cuyo mandato se vence en diciembre. Las diputas internas estarían potenciadas por la definición de quién se quedará con el sillón de la preciada presidencia del bloque.

La oposición, por su parte, sigue fraccionada y es una incógnita si comenzará a funcionar en conjunto con la próxima composición. Votó dividida en el Concejo Deliberante una ordenanza que posibilitó al Ejecutivo confeccionar contratos con comercios para cobrar multas voluntarias, mientras desde el alakismo se solicitaba la vuelta a comisión del expediente por sostener una serie de dudas en cuanto a la compatibilidad con el Código Contravencional de Tránsito.

La recaudación parece ser uno de los principales dolores de cabeza que molestan al intendente Bruera. Por ello, busca optimizar los recursos con iniciativas como el estacionamiento medido, que en cinco meses de funcionamiento le permitió recibir un millón y medio de pesos.

En la sesión también se expusieron críticos resabios del conflicto suscitado semanas atrás en el café del Centro Cultural Islas Malvinas, y en tema quedó para trabajar en las comisiones en tanto quedó latente la denuncia por la licitación de la concesión, que sigue sin aparecer. Todo indica que se avecinan días de conflicto en la turbulenta política platense.

La próxima sesión

Para la sesión prevista para este miércoles, el Concejo Deliberante tiene previsto continuar con las condonaciones de deuda que ya viene otorgando desde hace tres semanas a entidades barriales que no pueden afrontar el pago de la tasa de Servicios Urbanos Municipales (SUM).

Además de ello, tratará un expediente presentado por el bloque Unión- Pro solicitando al D.E. se dirija al Directorio del I.O.M.A., a los efectos de requerirle se extremen los esfuerzos a fin de finalizar el conflicto que mantienen con la Agremiación Médica Platense.

Delegaciones, con cambios

Esta semana sería clave en la redefinición de cargos en las delegaciones comunales. Trascendió que varias de ellas verán modificado su presidente: sería el caso de las delegaciones de Villa Elvira, Ringuelet, Villa Elisa, Altos de San Lorenzo, entre otras.

Esta semana, sorprendieron los dichos que lanzó el delegado de Ringuelet, que aseguró que son los propios vecinos de la zona los principales responsables de la contaminación del arroyo El Gato. El canal mantiene un grado de contaminación ya insostenible y hace años que el estado municipal no toma cartas en el asunto.

Comentá la nota