Se tomará una semana más

Lifschitz tomó esta decisión ante la ola de críticas que había cosechado la iniciativa en el arco opositor y por carecer de quórum para tratar el proyecto en la sesión de hoy. "Sería bueno que salga por consenso", dijo el intendente.
El intendente Miguel Lifschitz instruyó anoche a la jefatura del bloque socialista en el Concejo para que postergue al menos una semana, hasta que cambie la composición del cuerpo y el PS pierda la mayoría, el mensaje que delegaba por un año en el Ejecutivo la facultad de aumentar las tarifas de los servicios públicos. El jefe comunal tomó esta decisión ante la ola de críticas que había cosechado la iniciativa en el arco opositor y por carecer de quórum para tratar el proyecto en la sesión de hoy. Tal como había adelantado este diario, el concejal Juan Rivero difícilmente concurra esta mañana al Palacio Vasallo por problemas de salud y ello impedirá al oficialismo de conseguir los doce votos para iniciar el debate. Además de intentar descomprimir el clima tenso en el Concejo, la resolución de Lifschitz apunta a recuperar el apoyo clave del edil electo de Proyecto Sur, Alberto Cortés para la presidencia del cuerpo, en la sesión preparatoria del miércoles 9.

A media tarde el socialismo ya daba como un hecho la ausencia de Rivero. "Esta vez, a diferencia de otras oportunidades, el bloque lo liberó a Juan de asistir a la sesión por sus problemas de salud y el cuadro emocional que arrastra por su testimonio en el marco del juicio por la verdad", confió el presidente del bloque, Manuel Sciutto.

Sin Rivero en el recinto, el PS tenía once concejales y le faltaba uno para conseguir quórum. Las negociaciones iban a apuntar a la radical Daniela León, aunque con escasas chances de prosperar. El interbloque opositor anunciaba para hoy a las 9 un cónclave para fijar postura en torno al mensaje de la intendencia que solicitaba ceder las facultades de ajustar tarifas ante incrementos de costos por un año.

Por la mañana, en declaraciones a LT8 Lifschitz había negado que pretendiera conseguir "superpoderes" para el transporte. "Esto es exclusivamente una cuestión de practicidad. Es un tema complejo que requiere flexibilidad para encontrar las mejores soluciones. No hemos planteado una delegación de facultades sino una mera autorización, con un marco regulatorio muy preciso, que se tiene que dar bajo ciertas condiciones técnicas. Esto tiene que ver básicamente con que el Concejo entra en receso. Quisiéramos que se trate ya que incluso no requiere demasiado análisis. Sería bueno que salga por consenso. Pero no hemos presionado a ningún bloque para que tome una u otra determinación. Si no sale es una herramienta menos, pero vamos a respetar lo que dice el Concejo", señaló el intendente.

El jefe del Palacio de los Leones fue más allá al aclarar que su intención era aguardar "60 días" antes de retocar la tarifa de los colectivos, a la espera de novedades sobre el reparto de subsidios desde la Secretaría de Transporte de la Nación. En la municipalidad estiman que en febrero el pasaje se ajustará entre 20 y 25 centavos.

Durante la semana el expediente fue tratado en tres comisiones (Servicios Públicos, Presupuesto y Gobierno), pero curiosamente el oficialismo no había puesto las firmas reglamentarias al dictamen, con lo cual entrada la tarde no tenía garantizado su debate en la sesión.

En ese marco, Sciutto conversó anoche con Lifschitz. Y el intendente tomó "la decisión política de postergar el tratamiento del mensaje" al menos una semana, cuando se haya concretado el recambio legislativo y el cuerpo esté divido en mitades. "No hay apuro en tratar el proyecto, ya que entre las novedades que le incorporamos esta semana al mensaje se planteaba que la facultad recaía en el intendente desde febrero", aclaró el jefe de la bancada socialista.

Según pudo saber este diario Lifschitz tomó esta decisión para recuperar el apoyo de Alberto Cortés para la votación sobre la presidencia del cuerpo. El edil electo de Proyecto Sur le había adelantado a Rosario/12 que de aprobarse la cesión de facultades no iba a acompañar al candidato del PS, Miguel Zamarini, con lo cual la votación iba a terminar empatada y requería de un desempate por sorteo.

Comentá la nota