Tomando color.

Tomando color.
HURACAN 3 - ARSENAL 1: En su segundo amistoso, el Globo mostró su mejor cara. Tocó y manejó la pelota. Pero hubo errores...
Sin deslumbrar y sin sobresaltos. Esta podría ser la descripción que mejor la calce a la victoria que consiguió el equipo de Cappa en la fría tarde de Sarandí. Porque el Globo sabe lo que quiere. Pero también sabe cómo lo quiere. Los players de Angelito salieron a la cancha con el manejo de la pelota como estandarte.

Fue un comienzo a toda máquina. La primera llegada del Globo y del partido terminó adentro. Al minuto y medio, Alan Sánchez apareció por el área y facturó. Parecía que se lucían los de Parque Patricios, pero un minuto más tarde Mauro Matos apareció solo frente a Monzón y puso la parda. Fueron 15 minutos en los que predominó Arsenal, pero no pudo embocarla. Hasta que apareció Alan nuevamente. El hijo de Juan Amador Sánchez encontró un rebote y definió cruzado a la izquierda de Campestrini, quien hasta el momento sólo la había tocado para sacarla de adentro.

De ahí hasta al final del primer tiempo el encuentro entró en una meseta. Reinó la imprecisión y el partido fue muy disputado en el mediocampo.

La segunda mitad lo mostró al equipo de Cappa con otra decisión. Luego de algunos errores defensivos, en los que los dirigidos por Burruchaga pudieron haber igualado, apareció Defederico. El petiso llegó al costado del area, quiso aguantar la pelota, pero un agarrón de Franco Peppino lo dejó en el piso. El árbitro pitó penal y el propio Matías sentenció con un remate cruzado que Campestrini alcanzó a tocar, pero no a sacar. A partir de ese entonces Huracán creció futbolísticamente y mostró parte de su repertorio. Manejó los hilos del encuentro y dominó con comodidad. Aunque le queda mucho por mejorar. Sigue teniendo algunas fallas defensivas. Las mismas que lo complicaron en algún pasaje del campeonato pasado. A trabajar.

Comentá la nota