Una toma de tierras en el lugar de mayor riesgo

En el barrio Islas Malvinas una veintena de familias ocupó un predio para levantar sus viviendas. El lugar en cuestión está a pocos metros de un cañadón por donde fluyen los desagües pluvialuvionales.

La casi cotidiana usurpación de tierras en Neuquén se registró nuevamente en las últimas horas, aunque esta vez en un lugar de altísimo riesgo puesto que el predio en cuestión está ubicado en cercanías de un cañadón natural que sirve de desagüe pluvialuvional.

Una veintena de familias se asentaron en la medianoche del jueves en terrenos ubicados en las calles Mallín y Abraham, del barrio Islas Malvinas. La Policía concurrió inmediatamente al lugar para tratar de frustrar la usurpación, pero fue en vano. Se quedaron con el objetivo de presionar a las autoridades para que les den la tenencia argumentando que no tienen un lugar para vivir.

Enterados de la situación, funcionarios municipales notificaron a los ocupantes de la imposibilidad de otorgarle esas tierras debido a los riesgos que presentaba el lugar. Además, se les confirmó que ese predio sería utilizado para construir un espacio verde, que no presentaría ningún problema por más que la descarga de la lluvia corriera por el cañadón en cuestión y pasara por ese lugar.

“Si fueran tierras aptas, ya las hubiéramos loteado”, reflexionó el subsecretario de viviendas Carlos Di Camillo, quien dijo que el tema de las tomas se convirtió en algo “cotidiano” en la ciudad de Neuquén.

Paralelamente el gobierno municipal logró llegar a un acuerdo con las familias que mantenían ocupados parte de los terrenos de Valentina Norte donde está en marcha la construcción de 190 viviendas, sobre un total de 370, en el marco del Plan Federal.

El anuncio lo realizó el intendente Martín Farizano, quien señaló que "una vez más hemos demostrado que sin violencia, conversando, dialogando pero con una postura firme se pueden resolver los conflictos".

Farizano señaló que "las 43 familias que estaban ocupando los terrenos comprendieron que con esa acción estaban impidiendo la posibilidad de resolver el problema de vivienda a sectores que no la tienen".

Los ocupantes aceptaron inscribirse en el registro de postulantes para ser incluidos en los próximos loteos que se ejecuten.

Los funcionarios municipales destacaron la colaboración del gobierno provincial, en particular de los representantes del Instituto Provincial de la Vivienda porque "la intención es que estas familias sean ubicadas en uno de los loteos que se realizará en el lote Z1 que es propiedad de la provincia".

Comentá la nota