Toma la posta con inquietud.

Toma la posta con inquietud.
Schumacher se reunió en el hospital con Massa, que se alegró por la visita de su reemplazante; la FIA investiga la legalidad de los neumáticos que probó el alemán.
El sol estaba suave cuando Michael Schumacher llegó al Hospital Militar de esta ciudad. Afable y sencillo, se bajó de su auto acompañado por el ex jefe de Ferrari Jean Todt y se abrió paso entre los periodistas, curiosos y enfermeros. El heptacampeón del mundo de la Fórmula 1 estaba ansioso por comprobar en persona la evolución médica del accidentado Felipe Massa. Y lo hizo. "Por fin lo pude ver. Está mucho mejor. Se recupera plenamente. Aunque estaba siempre en contacto, me hizo bien visitarlo, ahora me siento aliviado", dijo el piloto alemán, que reemplazará al brasileño en el equipo italiano durante el período de recuperación.

La reunión entre Schumacher y Massa duró unas tres horas. Fue un encuentro cálido y simpático, que incluyó hasta bromas. "Ya estoy listo para volver", fue la bienvenida del brasileño, según relató su padre, Titonio.

Massa le manifestó la alegría a Schumacher de que él sea su reemplazante. El brasileño se recupera de una fractura de craneo en la órbita ocular izquierda, con contusión cerebral, y hoy recibirá el alta médica. Ya puede comer y caminar con normalidad. Podría dar una conferencia de prensa en el hospital y luego viajará a su casa de San Pablo. "No hay ninguna prisa en volver a correr. Lo más importante es su recuperación", dijo Dino Altmann, el médico del piloto, de 28 años.

Mientras la atención se centraba en el Hospital Militar de Budapest, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) avanzaba en París con la investigación de los neumáticos que utilizó anteayer Schumacher en los ensayos en el circuito italiano de Mugello.

El organismo tiene dudas sobre las cubiertas montadas en el F2007 que probó el alemán. Pero ante las sospechas, la respuesta de Ferrari no tardó en llegar. La escudería italiana aseguró que las gomas utilizadas en las 67 vueltas se usan en las pruebas de GP2.

"Fue una buena sensación subirse nuevamente en un Fórmula 1. Incluso, aunque fuera en un coche viejo con neumáticos slicks , que son utilizados en el GP2. De esta forma naturalmente no se obtienen auténticos puntos de referencia", explicó Schumacher.

Para que el alemán pueda conducir una Ferrari F60 antes de su regreso en Valencia, el equipo pidió un permiso especial al resto de los teams.

Otra preocupación que tiene Schumy es superar la prueba física para su regreso, previsto el 23 de este mes en Valencia. "Conseguirá el certificado de aptitud, no lo dudo. Toda la profesionalidad de Schumacher está puesta en este preparación", dijo el médico Bad Nauheim, que será el encargado de constatar el estado del multicampeón, que se retiró hace tres años.

Johannes Peil es el médico de cabecera de Schumacher desde hace casi una década. Peil dispuso tres sesiones diarias de fisioterapia y afirmó que la intensidad de los ejercicios se acentuará en los próximos días.

Según el profesional, se debe trabajar en la columna vertebral, ya que, en los últimos años, Schumacher estuvo compitiendo en motociclismo. Además, sufrió en febrero una dura caída en un entrenamiento en España que dejó varias secuelas.

"Está muy atrapado por este regreso, así que no habrá inconvenientes en ponerlo bien", destacó Peil.

La ansiedad por el regreso a la competencia movilizaron las sensaciones del alemán. "Siento músculos que ya no me acordaba que existían, sobre todo en el cuello. Estaba claro que, después de tanto tiempo, el primer día de pruebas no iba a ser tan sencillo. Estoy ansioso por saber cómo serán los próximos pasos."

Schumacher anunció su visita a Massa a través de su sitio web. "Ahora sí me siento reconfortado tras ver con mis propios ojos a Felipe", escribió el alemán en www.michael-schumacher.de .

El piloto fue al hospital acompañado por Jean Todt, el francés ex jefe de Ferrari que posiblemente reemplace a Max Mosley en la presidencia de la FIA a partir de octubre.

* En Valencia piden que Alonso pueda competir

La Real Federación Española de Automovilismo pidió ayer al Tribunal Internacional de Apelación de la FIA que permita competir al español Fernando Alonso en el próximo GP de Europa, en Valencia, el 23 del actual. Alonso está suspendido por una fecha.

Comentá la nota