El FMI toma distancia del Gobierno y cuestiona los datos del Indec

Mañana se divulgará el Panorama Económico Mundial. El Fondo publicará los datos oficiales, pero advierte que difieren significativamente de las cifras privadas
El Fondo Monetario Internacional (FMI) saldrá mañana públicamente a cuestionar los datos de inflación en la Argentina, como así también otras cifras que divulga el Indec. Lo hará al presentar el Panorama Económico Mundial (World Economic Outlook, WEO por sus siglas en inglés), un reporte semestral que divulga el organismo y que es considerado como uno de los principales textos de referencia para los inversores y empresarios a nivel mundial.

Mañana a las 10, hora de la Argentina, la entidad que dirige el francés Dominique Strauss–Kahn dará a conocer su diagnóstico de la economía mundial. Según pudo confirmar El Cronista, en el apartado referido a la Argentina se consignan los datos oficiales. Sin embargo, en un párrafo se advierte sobre las cifras significativamente distintas que manejan las consultoras privadas. La crítica estará focalizada en los números de la inflación, pero se extiende a otros indicadores sospechados, como los de nivel de actividad, industria y consumo.

El Gobierno negoció en las últimas semanas intensamente con el Fondo para que no consignara versiones distintas a la del Indec sobre la marcha de la economía argentina. Los encargados de estas conversaciones fueron el delegado argentino ante el FMI, Pablo Pereyra, y una comitiva del propio Indec, liderada por la titular del instituto, Ana María Edwin, que viajó semanas atrás a Washington.

El Gobierno y el Fondo finalmente partieron la diferencia: se cuestionarán las cifras del Indice indirectamente –al citar otros estudios privados– pero se incluirán los datos oficiales en el documento –como el resto de los países–. La administración de Cristina Fernández de Kirchner también se llevó otra promesa del Fondo: no habrá cuestionamientos verbales al instituto de estadísticas y todos los funcionarios del FMI tienen prohibido hablar del tema con los medios, por lo menos durante esta semana en la que se desarrolla en Washington la Asamblea de Primavera (boreal) del FMI y el Banco Mundial.

En cambio, si dará el Fondo un pronóstico sombrío sobre las perspectivas de la economía argentina para este año y el próximo, acorde con su revisión a la baja de los cálculos iniciales para todos los países de la región.

Precisamente mañana partirá hacia la capital estadounidense el ministro de Economía, Carlos Fernández, y el presidente del BCRA, Martín Redrado, acompañados por los secretarios Martín Abeles (Política Económica) y Hernán Lorenzino (Finanzas). El foco de la misión argentina estará puesto en lograr cerrar durante el fin de semana un acuerdo con el Banco Mundial para obtener de esta entidad un préstamo similar al que confirmó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) el lunes.

Expectativa

La Asamblea del FMI y el Banco Mundial es esperada con expectativa, porque están previstos nuevos encuentros de los ministros de Economía y banqueros centrales de las naciones que conforman el Grupo de los 7 y el Grupo de los 20. El cónclave deberá arrojar resultados concretos sobre la reestructuración y capitalización del Fondo. El Gobierno argentino, al igual que otros países desarrollados y en vías de desarrollo, reclaman una profunda reforma del organismo de crédito internacional que permita hacerlo más ágil a la hora de otorgar créditos a las naciones que están en problemas por la crisis financiera mundial.

En el caso de los representantes de los bancos centrales, habrá novedades vinculadas al incipiente mercado de swaps cambiarios que persigue el objetivo de reforzar las reservas y las defensas financieras ante el actual contexto internacional. La Argentina, de hecho, cerró un acuerdo de este tipo con China por u$s 10.200 millones la semana pasada.

Comentá la nota