Una toma contra las sanciones

Una toma contra las sanciones
Los estudiantes de la escuela de la UBA reclaman que se levanten los castigos y faltas aplicados a quienes participaron de una marcha por la Noche de los Lápices. La rectora aseguró que los alumnos no tenían autorización y el consejo escolar confirmó las sanciones.
Los alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires continúan con la toma de la escuela que iniciaron el miércoles a la noche. "Vamos a estar firmes hasta que vuelvan atrás las sanciones", aseguró Alejandro Bustamante, integrante de la conducción del centro de estudiantes. El conflicto surgió a partir de la movilización estudiantil por la Noche de los Lápices –el 16 de septiembre pasado–. La rectora de la escuela dependiente de la UBA, Virginia González Gass, explicó que los alumnos "se retiraron sin permiso y están bajo nuestra responsabilidad". Por eso, fueron sancionados.

"Nos mantenemos firmes en la toma hasta que las autoridades vuelvan para atrás con las sanciones y las faltas", dijo a Página/12 Alejandro Bustamante. Los alumnos ratificaron ayer en una asamblea la medida tomada el miércoles a la noche, después de que el Consejo Escolar Resolutivo –integrado por docentes, graduados, preceptores y alumnos– ratificara las sanciones impuestas el mes pasado.

La rectora González Gass dijo que las sanciones se habían impuesto "a doce alumnos que dieron el presente a las 19.30, pero salieron del colegio para volver a la marcha sin autorización de la autoridad". Además, a unos noventa estudiantes se les computó media falta. González Gass señaló: "Es responsabilidad nuestra si les pasa algo en la calle"; y remarcó que era "una cuestión de límites".

El conflicto se inició con las jornadas en conmemoración de la Noche de los Lápices, que recuerdan la desaparición durante la dictadura de un grupo de estudiantes secundarios platenses que reclamaban el boleto estudiantil. El colegio ya había determinado que el 16 de septiembre se iba a realizar una serie de actividades en la escuela, como la proyección de videos y el reparto de lápices con la inscripción "Los lápices siguen escribiendo". Pero el acto en el aula magna se superponía con la tradicional movilización que, para la fecha, realizan los alumnos secundarios desde Plaza Houssay a Plaza de Mayo. Los alumnos que se encontraban en el recinto se levantaron y se retiraron para participar de la marcha. Entre ellos se encontraba un nutrido grupo del turno noche, la mayoría de los sancionados.

Con la sede de Bolívar al 200 tomada, ayer no hubo clases. Las autoridades emitieron un comunicado en el que aseguraron que "los alumnos impiden el ingreso al edificio de docentes, no docentes y autoridades", y que por ello se encontraban suspendidas las actividades.

Los estudiantes salieron a responder que plantearon una "toma con dictado de clases. Así se definió en la asamblea y a partir de allí los docentes y los preceptores pueden ingresar. Las autoridades no lo pueden hacer porque el colegio está bajo la conducción de los estudiantes", dijo Bustamante.

Esta mañana, a las 11, los estudiantes volverán a reunirse en asamblea para "analizar la situación" y evaluar de qué forma encaraban la nueva sesión del Consejo Escolar Resolutivo, citada para las 14 de hoy. "No tenemos muchas expectativa de que vuelvan para atrás, porque es un consejo antidemocrático donde los docentes tienen la mayoría absoluta", sentenció el dirigente estudiantil. A las 18 se reunirán nuevamente y resolverán la modalidad con la que sostendrán la protesta.

Comentá la nota