Toma de Casa de Gobierno. Maza no será indagado por la justicia

Lo confirmó el abogado del ex gobernador. El juez penal Daniel Barría decidió suspender las diligencias previstas tras quejas de la defensa. Este martes, debían declarar también Jorge Maza y otro dirigente. La causa podría enfriarse por ‘sugerencias’ del gobierno nacional.

Finalmente, ni el ex gobernador Ángel Maza ni sus colaboradores imputados en la causa judicial por la toma de la Casa de Gobierno, en marzo de 2007, irán a prestar declaración indagatoria ante la justicia local. Al menos, no lo harán por ahora.

El abogado Juan Carlos Pagotto, defensor de los imputados en la causa caratulada "Maza Ángel Eduardo y otros por Sedición, Incendio y otros", confirmó que este martes no se presentarán a declarar el ex gobernador, Ángel Maza, su hermano y ex titular de Políticas Sociales, Jorge Maza, y el dirigente Hugo Sánchez.

Estaban citados por el juez Daniel Barría para las 9 de la mañana. Pero el mismo juez decidió abortar las citaciones.

Ya para este lunes habían sido convocados César "Tito" Cáceres y Martín Illanes, quienes se acercaron a Tribunales pero tampoco declararon debido a que no había sido notificado en tiempo y forma el patrocinante de ambos, Pagotto.

Al respecto, Pagotto deslizó duros cuestionamientos al actuar de la función judicial al afirmar que fue comunicado el pasado viernes "a las 21.30" cuando regresaba de unas jornadas de Buenos Aires. "Parece sugestivo" el tiempo de notificación en la causa, dijo el letrado; al tiempo que recordó que en la misma hay un pedido de nulidad todavía no resuelto.

Luego, aclaró: "soy el principal interesado de que vayan a declarar" los imputados, para demostrar que todos los disturbios y deterioros a la sede gubernamental fueron generados por "la gente que iba ingresando con la policía". "Está probado en la secuencia fotográfica que los daños se produjeron con el ingreso de la policía. Mientras tanto estaba todo pacífico", agregó.

En declaraciones a Radio Provincia, Pagotto explicó que primero se debería determinar si "en la Casa de Gobierno, (Ángel) Maza estaba bien o mal asentado", añadiendo que constitucionalmente puede estar avalada la postura del ex mandatario en los hechos registrados hace poco más de dos años atrás. La legislación "manda a todos los ciudadanos a resistir todo ataque a la democracia", dijo.

También apuntó contra el gobernador actual, Luis Beder Herrera, calificándolo de "Tío Lucho" y acusándolo de mandar a declarar a gente que ahora está arrepentida. Puso como ejemplo el caso de la dirigente "Pelusa" Massarelli.

Pagotto también presentó una explicación a lo sucedido en la oficina de Cómputos del área de Hacienda, la cual fue incendiada en aquella tensa jornada. "Por rara casualidad, los que estaban en Cómputos quedaron con el gobernador siguiente", disparó.

Descartó que se hubiese querido hacer desaparecer información sobre la administración de Ángel Maza. "Si hubiese habido media malversación de fondos, no le hubieran dejado pasar un décimo. Si hubieran tenido una irregularidad por probar, el Tío Lucho (por Beder Herrera) hubiera ido a la Corte Internacional de la Haya", ironizó el jurista.

La causa podría volver al ‘freezer’

Así lo dejaron trascender fuentes judiciales. Al parecer, luego que la justicia reactivó la paralizada causa por la toma de la Casa de Gobierno ocurrida en marzo de 2007 cuando el ex gobernador resistió la suspensión que le había impuesto la Legislatura, el mazismo protestó en esferas del gobierno nacional y, desde allí, habría llegado una ‘sugerencia’ de ‘no volver a encender mechas’ que pudiesen convulsionar el clima político y social en la provincia.

Al parecer, hubo intensas gestiones de la hermana del ex mandatario, la actual senadora Ada Maza, que reclamó en duros términos ante funcionarios nacionales de primer orden. El mazismo ha venido apoyando todas las iniciativas del kirchnerismo en el Congreso y ahora reclamó respaldo político para frenar una nueva embestida judicial.

La causa por la toma de la Casa de Gobierno estaba en el ‘freezer’ y curiosamente volvió a ver la luz pocos días después que la Corte Suprema de Justicia anuló la inhabilitación que pesaba sobre Maza para el ejercicio de cargos públicos, una pena que le había impuesto la Legislatura cuando lo destituyó en abril de 2007.

Comentá la nota