"El Tolo se dio cuenta de que se le fue la mano".

INDEPENDIENTE: Montenegro avala el fondo del mensaje de Gallego pero le cuestiona la forma en que destrozó al equipo tras el 1-5 contra Lanús: "Un ayuda memoria viene bien. No un reto, porque ya somos grandes".
Por más que se quiera focalizar la mente en el choque contra Huracán, los coletazos de las declaraciones sin filtro que Américo Gallego realizó en caliente, sin siquiera digerir el 1-5 ante Lanús, siguen dando que hablar. Porque en tanto y en cuanto los jugadores no reviertan en la cancha lo hecho en el Sur, el discurso va a seguir resonando en la cabeza de todo Independiente. Daniel Montenegro ya había señalado el lunes que "el Tolo va de frente, dice lo que piensa y después se mide cómo cae". Ayer, 72 horas después, el Rolfi volvió sobre el tema y si bien avaló el contenido de sus reclamos, no compartió tanto la forma. "El solo se dio cuenta de que se le fue la mano. Por eso, a la hora de hablarnos al plantel (el martes, cara a cara), lo hizo de otra manera. El se dio cuenta de que no estuvo tan bien en lo que dijo. Fueron expresiones que le salieron en el momento. Yo sabía que lo había hecho con calentura. Y por eso había que mantener la tranquilidad", dijo el 10.

Es que tanta sentencia y tan fuerte deja huella. No hay unanimidad en el plantel sobre el impacto de los dichos del DT: a Rodríguez le molestó, Ríos y Gioda le dieron una fuerte entidad por venir de un técnico ganador, y otros, como el Rolfi, admiten que el sacudón no estuvo de más.

-¿Algunos necesitan un reto? Como vos lo podés tener con tus hijos...

-Sea para bien o para mal, siempre un ayuda memoria viene bien, ésa es la palabra indicada. Reto no, porque ya somos grandes. Pero sí un ayuda memoria, o un despierte (sic) en el momento justo. Cosas que hacen bien para esta atentos los 90 minutos.

-Y habrá que hacerle caso, ¿no? Porque dijo que nadie tiene el puesto ganado y lo respaldó con decisiones.

-Eso es mejor porque se va exigir mucho más. Cuando lo dice de esa manera, es para que nadie baje los brazos. Lo bueno es la competencia. Y en todos los planteles que son numerosos hay una rotación. Son decisiones del técnico a quién le toca salir y entrar. Los jugadores no tenemos que estar peleados entre nosotros porque sería un pecado.

-¿Es fácil hablar con un tipo tan frontal como el Tolo? A algunos tal vez les da miedo, o respeto.

-Miedo nunca tuve. Y no voy a tener. Y el respeto te lo ganás con lo que hacés en el campo de juego. No porque te diga una cosa, vas a ser más o menos respetado. En el trato parece que está enojado, pero dentro del mismo enojo se está riendo. Lo tenés que tomar para bien, porque te habla de frente. Puede doler, en cierto modo, pero lo más importante es tratar de entenderlo rápido.

-¿Tuviste que hablar con tus compañeros para que traten de entenderlo?

-De eso se va dando cuenta cada uno. Esta es una etapa de conocimiento.

-No te gusta meterte.

-Y es que meterse... Yo no le digo a cada uno cómo manejarse en la vida. Mi función es que todo esté bien en el plantel. Después, al hablar, cada uno se expresa como quiere.

Comentá la nota